Joao Havelange, el hombre oculto de Río 2016

Mexico, 2016-08-16 10:44:32 | Redacción ESTO

Foto: AFP

Distinto a lo que se podría pensar, la vida del brasileño Joao Havelange, fallecido este martes a la edad de 100 años, estuvo sumamente ligada al olimpismo.

Su influencia en el mundo de los deportes lo llevó a ser miembro del Comité Olímpico Internacional, sin embargo, ante los escándalos de corrupción durante su mandato en la FIFA, se vio obligado a presentar su renuncia como miembro del COI para evitar ser sancionado y también a abandonar su puesto de presidente honorario de la FIFA, cargos desde los que continuó gozando de una gran cuota de influencia y de respeto en el mundo del deporte.

Esa influencia la usó para persuadir a sus compañeros del COI para que designasen a su ciudad natal, Río de Janeiro, como sede de los Juegos Olímpicos de 2016, por delante de Madrid, Chicago o Tokio.

También puedes leer: Usain Bolt; ganar, ganar y volver a ganar

El gran artífice de la designación de Río de Janeiro como sede olímpica, fue, sin embargo, el gran ausente en la ceremonia de inauguración celebrada el pasado 5 de agosto en el estadio Maracaná.

Río de Janeiro ha escondido su nombre en los Juegos Olímpicos y lo retiró del Estadio Olímpico, que fue denominado “João Havelange” en 2007, cuando el dirigente era uno de los miembros más respetados del COI.

Antes de llegar a la FIFA, el currículo de Havelange ya estaba vinculado al deporte, aunque no siempre al fútbol, sino también a la piscina.

Nacido el 8 de mayo de 1916 en Río, Jean-Marie Faustin Goedefroid de Havelange, de ascendencia belga, llegó a jugar al fútbol en las categorías juveniles del Fluminense y luego representó a Brasil como nadador en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936 y en el equipo de waterpolo en Helsinki en 1952.

Al abandonar las piscinas, se dedicó a la abogacía y se hizo empresario. Presidió durante 58 años la compañía de autobuses Cometa, que convirtió en una de las más importantes del sureste de Brasil.

Sigue toda la cobertura de Río 2016 AQUÍ