El América gana y califica, pero todavía no convence en la Copa

Mexico, 2016-08-17 00:05:48 | Redacción ESTO

POR: ALEJANDRO ALFARO

FOTO: ERIK ESTRELLA / OSCAR RÁMIREZ

Una noche fría y lluviosa atestiguó el vuelo firme de las Águilas a los octavos de final de la Copa MX, ronda a la que aterrizaron cómodamente luego de vencer por 2-0 a los Venados de Yucatán en el estadio Azteca, en donde los azulcremas le dieron el recibimiento al estratega José Luis Sánchez Solá como técnico del equipo yucateco, en su nueva aventura como entrenador.

Las Águilas se plantaron en la cancha con la necesidad de mostrar una cara más consistente con respecto a lo exhibido ante Monarcas, el pasado fin de semana, principalmente en el tema de la contundencia, lo que parecía enderezar el camino cuando Silvio Romero empujó la pelota a la red en el amanecer de la batalla; sin embargo, el asistente decretó fuera de lugar para ahogar el grito de gol en las semivacías gradas del coloso de Santa Úrsula.

Pocas ideas mostró el plantel de Ignacio Ambriz a la hora de ofender, de ahí que encontrara una aproximación real de peligro, cuando Sambueza tomó un rebote en el área, disparó y el arquero Ojeda desvió oportunamente para su causa.

Poco qué escribir a casa en el primer lapso, lo que generó la desaprobación del público, que los despidió con música de viento camino a los vestidores.

Para el complemento, la apuesta de ‘Chelis’, al colocar un cuadro bien parado en zona defensiva en busca de cortar los circuitos americanistas parecía funcionar, mas no contaba con la genialidad de Silvio Romero, quien mediante una gran ejecución de tiro libre logró abrir el cerrojo yucateco.

El tanto vino acompañado de espacios para las Águilas, que así lograron ampliar su ventaja, gracias al pique de Ibarra dentro del área, para llegar a línea de fondo y servir al arribo del recién ingresado Diego Pineda, que aprovechó su debut en el primer equipo para estrenarse con un gol y darle la puntilla al once de Mérida.

Con el triunfo de esta noche, América se reafirma como líder de su grupo y también de la clasificación general del torneo con nueve unidades, por lo que clasificó a octavos de final con relativa tranquilidad. Un vuelo tranquilo, aunque falto de lucidez.