¡A tambor batiente! Puebla y América reparten puntos

Mexico, 2016-08-21 20:38:15 | Redacción ESTO

POR ALEJANDRO ALFARO

FOTOS: JESÚS TÉLLEZ Y JOSÉ LUIS GARCÍA

ENVIADOS ESPECIALES

PUEBLA.- Goles, tarjetas y emociones al por mayor fueron impregnaron de pasión el encuentro entre Puebla y América. Batalla que valió como cerrojazo a la sexta jornada del Apertura 2016. Un estadio Cuauhtémoc invadido por la afición azulcrema atestiguó el emotivo 2-2 entre camoteros y azulcremas, que generaron dominio alterno en el remozado inmueble, al grado de mantener a los fanáticos al filo de la butaca.

EL PARTIDO

Diferentes facetas y emociones se vivieron en el desarrollo del partido, que en su primera mitad bien se pudo dividir en el antes y después del gol de América, ya que en los primeros 20 minutos, los amarillos fueron amplios dominadores de las acciones.

El planteamiento de Ignacio Ambriz permitió sumar constantemente al ataque a Paúl Aguilar y Osmar Mares como laterales volantes, lo que mantuvo siempre ocupados a los carrileros poblanos, que en más de una ocasión se vieron superados numéricamente. Esto permitió que los embates de las Águilas crecieran con el correr de los minutos, con aproximaciones peligrosas de Bruno Valdez y Silvio Romero, quienes fueron los que más cerca se quedaron, puntualmente el 9 azulcrema, que no pudo resolver a favor de su equipo en un par de jugadas que se plantó de frente a Campestrini, mediante un remate de cabeza y de frente, al ingresar al área tras un error de la zaga camotera.

Sin embargo, el “Chino” se reivindicaría con su causa al tomar la pelota por el sector izquierdo y encarar a Orrantia, que al verse superado derribó al atacante, lo que Fernando Guerrero no dudó ni un instante en marcar como penalti. Osvaldo Martínez aprovechó y con un potente disparo abrió la resistencia poblana.

A partir de ahí el partido cambió. Puebla se sacudió sus temores, le perdió el respeto a su rival, comenzó a empujar y poner en predicamentos al cuadro bajo americanista, principalmente cuando Bermúdez recibió un balón filtrado y dentro del área disparó y doblegó a Muñoz sin contar con la aparición de Paolo Goltz, que sacaría milagrosamente la pelota casi sobre la línea, devolviéndola nuevamente a La Franja, que cerca quedó del empate en ese momento de no ser por una falla inverosímil de Matías Alustiza.

La insistencia local encontró recompensa justo antes de irse al descanso. Édgar Dueñas tuvo que venir de atrás para levantarse dentro del área y mandar la pelota al fondo.

Un segundo tiempo vibrante y lleno de emociones empezó con un Puebla decidido a darle la vuelta al marcador. Con intensidad y valentía los dirigidos por Ricardo Valiño fueron al frente y lograron su cometido con un medido centro de Escudero para la llegada del “Hobbit” Bermúdez, quien llegó por el otro extremo a cerrar la pinza con un cabezazo cruzado a quemarropa de Moisés Muñoz.

Poco duraría el gusto poblano. América fue ahora el que con la desventaja despertó y buscó ser el cuadro incisivo del amanecer del duelo. Gracias a eso, se encontró pronto con el empate en un bombazo desde fuera del área de Osvaldo Martínez que Campestrini escupió y dejó a merced de Paúl Aguilar, que no se tentó el corazón para fusilarlo.

La intensidad y las altas vibraciones con las que se jugaba el partido estallaron cuando Rubens Sambueza y Héctor Schmidt se fueron expulsados; el primero por una entrada que lo hizo acreedor a la segunda tarjeta amarilla para irse antes a bañar y auto descartarse también para el Clásico Nacional contra Chivas; mientras que el defensa poblano perdió la cabeza y vio el cartón colorado por reclamos airados.

Los entrenadores de ambos equipos no se guardaron nada y mandaron hombres de ofensiva para inclinar la balanza a su favor, aunque ninguno de los dos encontró el efecto deseado y tuvieron que conformarse con la igualada, en gran medida por la falla de Mauro Cejas en el tiempo agregado, cuando fue habilitado por Alustiza, que lo dejó solo, pero el “Pitu” apenas machucó el esférico y ahogó el grito de la hinchada camotera.

Al final del día, Puebla fue incapaz de retomar el triunfo en casa; en tanto, América hila su segundo empate y llega mermado al duelo con Guadalajara por la pérdida de su capitán.