El entrenador Francisco Bonilla, disfruta de dos metales olímpicos

Mexico, 2016-08-23 13:45:38 | Redacción ESTO

Foto: Jesús Téllez

Para el entrenador de la Selección Mexicana de Boxeo, Francisco Bonilla Vázquez, la presea de bronce que consiguió Misael Rodríguez en Río 2016 es la confirmación de su trabajo y experiencia que le han dejado los 28 años que tiene como mentor.

“Estoy contento por los resultados que he dado al frente de la Selección. Mi vida siempre ha estado llena de momentos importantes y éste es uno más”, sentenció el estratega.

Con cinco ciclos olímpicos al frente del combinado nacional, Bonilla Vázquez llevó a su segundo pugilista al podio -Cristian Bejarano lo hizo en Sydney 2000-, hecho que lo llena de orgullo.

“Siempre hemos buscado trascender. En ciclos anteriores tuvimos la misma posibilidad, con Arturo Santos, en Beijing, y Óscar Valdez, en Londres; no se logró, y en esta ocasión las cosas se nos dieron con Misael. Le hemos dedicado mucho esfuerzo y trabajo, ya nos tocaba vivir un momento así, con la satisfacción de llegar a una medalla olímpica. Se ha hecho un gran trabajo, pero nunca se la ha dado la importancia que se merece”, asentó.

Para el experimentado entrenador, “no siempre los que hacen una mejor etapa de clasificación son los que se llevan las medallas. Quien llega con menos reflectores es quien ha dado mejores resultados. Mucha gente pensaba que (Raúl) Curiel, Joselito (Velázquez) y (Elías) Emigdio tenían mayor posibilidad de una medalla, todos habían demostrado un buen nivel, teníamos la esperanza de que cualquiera podía lograrlo.

“Misael es un peleador joven dentro de la Selección Nacional. Lleva dos años y se ha metido en la semifinal de Centroamericanos y Panamericanos, y ahora la medalla. Su carrera ha sido en ascenso y es bueno para él”.

 

CRÍTICAS

Antes de caer el bronce para el chihuahuense, y con tres JO consecutivos sin presea para México en la especialidad, el puesto de Bonilla fue muy criticado, situación que no lo incomodó. Sabía que su trabajo es su carta de presentación y que sus muchachos iban a respaldarlo sobre el escenario.

“Entiendo que sea parte de lo mismo. No me afecta, sé lo que hago y de lo que carezco en la preparación, no cualquiera hace lo que yo estoy realizando. No ha sido fácil, lo que se diga bien o mal, no me interesa, sé lo que valgo como entrenador y como persona. Soy uno de los pocos entrenadores que está certificado por la AIBA (Asociación Internacional de Boxeo) como uno de los mejores del mundo. Estoy a nivel de cualquiera.

“Es muy difícil mantener a un deportista como lo hacen en otros países, por ejemplo aquí Misael es factible que se vaya al profesionalismo, y se tiene que volver a empezar, es algo que no valora la gente. Cada ciclo se trabaja con boxeadores diferentes y tenemos la necesidad de hacerlos competitivos”, enfatizó, agradeciéndole a su grupo de trabajo conformado por Mario González, Octavio Robles, Abel Vargas, Antonio Rico, Gerardo Marrón y César Morales, quienes pasan lejos de los reflectores pero han colaborado en los resultados. (Foto: Jesús Téllez)