Arzobispo argentino censura sexo en Juegos Olímpicos

Mexico, 2016-08-23 18:57:00 | Notimex

El arzobispo argentino Héctor Aguer provocó una polémica al criticar la “cultura de la fornicación” en general y la permisividad que tuvieron los deportistas en los recién concluidos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El sacerdote publicó un artículo en el diario El Día que, conforme transcurrió la jornada, multiplicó su repercusión, sobre todo por las bromas que generó en las redes sociales.

Didáctico, Aguer explicó que al hablar de fornicación no usaba la definición del catecismo sino la del diccionario, que se refiere a tener ayuntamiento o cópula carnal fuera del matrimonio.

También puedes leer: ‘Chicharito’ se rompe la mano y es baja con el Leverkusen

“Este vicio se ha convertido en algo trivial, común, insustancial. Lo llamo vicio porque el diccionario define ‘fornicario: que tiene el vicio de fornicar’. Él o ella en principio, aunque hoy día la ‘igualdad de género’ permite otras combinaciones, antinaturales”, dijo.

Por ejemplo, citó las crónicas diarias “de la fornicación en el mundo de la farándula”, en donde “hay récords notables de señoritas (no estoy seguro de que sea ésta la identificación que corresponde) que cambian de ‘novio’ cinco o seis veces al año”.

Al advertir que estas parejas efímeras “no se reúnen a leer la Biblia”, recordó que “antes, a estos comportamientos y a las personas que los practicaban se les aplicaban otros nombres”.

“La superficialidad de esos casos resulta irrisoria: escarceos, idas y vueltas, traiciones y arrepentimientos, cada tanto algún rumor de embarazo que no se confirma. La protagonista innombrada, por supuesto, es siempre la cama”, denunció.

También puedes leer: Bravo llega a Manchester para firmar con el City

Monseñor explicó, por otra parte, que el Ministerio de Salud de Brasil envió a Río de Janeiro nueve millones de condones y 450 mil fueron destinados a la Villa de los Atletas, en donde se hospedaban 10 mil 500 deportistas más los técnicos.

“La prensa brasileña hizo un cálculo: 42 condones por cada atleta, teniendo en cuenta los 17 días de duración de las competencias”, dijo.

Agregó que “la cultura fornicaria que se va extendiendo sin escrúpulo alguno es un signo de deshumanización, no es propia de mujeres y varones como deben ser según su condición personal. Algo de no humano, de animaloide aparecería en esa conducta”.