Ponce y el Clásico, una experiencia imperdible

Mexico, 2016-08-23 22:08:56 | Redacción ESTO

POR MANUEL GÓMEZ C.

FOTOS: ÉRIK ESTRELLA

ENVIADOS ESPECIALES

ZAPOPAN.- Todo está listo para abordar el autobús que trasladó a las Chivas de las instalaciones de Verde Valle, al hotel de concentración, de cara al partido de este miércoles contra Cafetaleros, correspondiente a la fecha cinco de la Copa MX, entre los jugadores aparece Miguel Ponce, a quien le gritan unos aficionados para que se acerque a la malla de alambre, desde donde les autografió playeras y posó para “selfies”.

Durante esos minutos, el defensa del Rebaño explicó: “Con todo mañana para llegar bien motivaditos al Clásico contra el América. La verdad es que hay buen ambiente, el equipo ha trabajado fuerte, con muchas ganas. Hay que ganar mañana para llegar encarrerados contra el América”, decía, mientras firmaba unas camisetas de unos aficionados.

Ponce agregó: “El Clásico Nacional siempre despierta mucha emoción, pasión, porque además de los tres puntos también te juegas dignidad deportiva, orgullo, y son de esos partidos que no te quieres perder”.

Miguel platicaba que además el clásico nacional despierta mucha efervescencia. “Cada vez que jugamos allá, en el estadio Azteca, cuando llegamos al aeropuerto de la Ciudad de México hay mucha gente que no está esperando, y desde ahí empieza la fiesta, ese detalle de escuchar el apoyo con cánticos y tambores te hace sentir muy bien, y eso lo llevas en la mente. A pesar de la cierta experiencia que ya se tiene, conforme se acercan las horas para ese partido trascendental los nervios te empiezan a embargar, y es normal, es inevitable, por eso en la concentración escuchas música, juegas, platicas para distraerte un poco y camino del hotel al estadio Azteca o haces alguna llamada con la familia, porque ingresando al vestidor, en mi caso, me concentro ya en el partido”.

Profundiza, como si Ponce lo estuviera ya viviendo. “Te visualizas ya en el partido y empiezas a emocionarte, pero sin duda que el Clásico Nacional te acelera el corazón, pero primero hay que ganarle mañana a Cafetaleros, y luego ya marcar el camino al Clásico contra el América”. Ponce terminó de atender a esos contados aficionados, se despidió y abordó el autobús, que los llevó al hotel de concentración.