Tiburones rescata un punto ante unos Tigres sin garras

Mexico, 2016-08-27 21:46:09 | Alfonso Ruiz

Foto: Liga Bancomer MX

Ante un pletórico estadio Universitario, los Tigres salieron al terreno de juego para devorar al Tiburón que, más bien, aterrizó en la ciudad de Monterrey con el claro objetivo de no perder. Y lo consiguieron.

Los dirigidos por Pablo Marini se pararon muy bien en la zona defensiva y evitaron, acompañados de una carga de suerte, que los embates comandados por Gignac y Sosa, se cristalizaran con anotaciones. Gallese estuvo muy atento y, por lo menos en el primer tiempo, era un muro que impedía que la pelota se acurrucara en las redes.

Los Tigres comenzaban a desesperarse. Las caras de frustración eran evidentes: el plan de Pablo Marini funcionaba a la perfección. Pasaron diez, quince, 30 y 45 minutos sin recibir gol. El árbitro pitó el medio tiempo: Marini secó el sudor de su frente y suspiró antes de ingresar al vestidor.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Raúl Jiménez anota gol y festeja como Cuauhtémoc Blanco 

No queremos imaginar lo que era el medio tiempo en la cueva felina. Seguramente los gritos de Ferretti a sus jugadores no cesaron durante los quince minutos reglamentarios que dura el descanso. Cuando sus felinos se plantaron en el campo para enfrentar la segunda parte, tenían otro chip. Al menos eso demostró Sosa, quien a los pocos minutos de haber comenzado la parte complementaria, conectó un zarpazo que se fue directo a la red, ante un Gallese que se estiró para tratar de sacarla con las uñas, pero no se le dio. Los Tigres ya habían atacado al Tiburón.

Todo parecía que, a partir de ese tanto, los Tigres se irían con todo al ataque para fulminar al Tiburón, el cual aún daba señales de vida, pues, a pesar de ir abajo en el marcador, la desesperación nunca se los comió. Conservaron la calma y, con el control de sus nervios, llegó también el control del partido. El partido se jugaba de acuerdo al plan de Pablo Marini: aguantar y atacar.

TAMBIÉN PUEDES LEER: SULTANES BLANQUEÓ A LOS TOROS EN EL PRIMER JUEGO DE LA FINAL DEL NORTE

Así fue: Vuletich, en una jugada a balón parado, aprovechó un mal despeje de Nahuel Guzmán, disparó sin piedad con dirección al arco y nada pudo hacer Juninho ni Ayala, más que sacar el balón del fondo de la portería. Nadie podía creerlo. Los Tiburones hicieron su partido y rescataron un valioso punto del Volcán.