Pepe Aguilar dio el grito ¡Viva México!

Mexico, 2016-08-28 13:16:12 | Daniel Ballesteros

POR ALMA ROSA CAMACHO

FOTO: ÓSCAR RAMÍREZ

Pepe Aguilar se adelantó para dar el Grito de “¡Viva México!” con motivo de las fiestas patrias, anoche en el Auditorio Nacional, con su Tour “No lo había dicho”, cuyo título homónimo es de una canción tributo a los padres que sacrifican tiempo, esfuerzo y su propia vida para forjar hijos que puedan ser mejores que ellos. “Yo tuve la fortuna de tener uno así”, afirmó Pepe a unas horas de celebrar a los abuelitos, este domingo.

Ataviado en camisa oscura y portando el traje de charro estilizado negro y adornos plateados, en su mano su sombrero, rodeado de dos coristas de vestidos blancos y rayas negras decorándolos con rebozos azul rey y rosado, no habían pasado 60 minutos de su canto cuando dos figuras flanquearon su persona para dedicarle a su señor padre, el desaparecido Antonio Aguilar, el tema “Albur de amor”, el cual en vida hizo su himno el artista zacatecano.

“Si hubieran 100 hombres como mi padre, sería otra cosa, fue un hombre muy congruente y él sí se sacrificaba; decía y ponía su dinero y esfuerzo donde ponía sus palabras. Definitivamente la mayor fortaleza era su amor por la familia y yo trato de hacer lo mismo con mis hijos, con un respeto de raíces y conocimiento de sus orígenes y ahí está su fortaleza”.

El mexicanísimo Pepe Aguilar prometió que a lo largo de casi tres horas de concierto con el acompañamiento del Mariachi Zacatecas, su grupo, el acordeonista y guitarras, iba a provocar a las personas enamorarse y los que trajeron pareja, “resultar embarazados”, porque no dudaría en brindar una noche por demás romántica y de canciones auténticas de nuestras raíces bravías.

¡Y si lo cumplió! Con más de 25 canciones, incluyendo tres popurrís, uno dedicado con mucho respeto a don Vicente Fernández con “Acá entre nos”, “Lástima que seas ajena” y “Hermoso cariño”.

Abrió su recital a las 20:15 horas con un recinto que se llenó a tope, luego de lucir varias butacas vacías por la torrencial lluvia, pero después se ocuparon.

Tras desaparecer de la tela traslúcida los colores rojo, blanco y verde, apareció con toda la fuerza del tema “El zacatecano” y “Por una mujer bonita”.

Dio paso a “Recuérdame bonito”, para seguir en popurrí con “Directo”, “Me vas a extrañar” y “Perdóname”.

La canción “Chaparrita de mi vida” se la dedicó a las mujeres de estatura de 1.60 metros o menos.

Del tema “Jamás me fui “, que va incluida en el álbum “No lo había dicho”, dijo que es una letra llena de valores que aunque nos alejemos de nuestras raíces, éstas siempre están con nosotros.

Y en sonido de cumbia también cantó por primera vez “Para que te convenzas”, y siguió con “Entre dos ríos”, “Con otro sabor”, “Perdono y olvido”, “Mi credo” y “No lo había dicho”.

Al terminar su canto con “Albur de amor” en honor a su papá don Antonio Aguilar, presentó a sus hijos como la tercera generación de la Dinastía Aguilar: a Leonardo Antonio con “El Barzón” y “Te irá mejor sin mí”.

Paso siguiente apareció su hija Ángela con “De mí enamórate”, “Y lo busqué”, para seguir con el popurrí “La chancla”, “Chivo” y “Puño de tierra”.

Pepe siguió con “Cuestión de esperar”, además de “Prometiste”, “Miedo” y de Juan Gabriel “Siempre en mi mente” y “Por mujeres como tú”, de las más coreadas, al igual que “100 por ciento mexicano”.

Y no faltaron “Mi lindo pueblo” y “María” en sonido pop banda, “Cuatro meses”, “Por una mujer casada” y “Son las dos de la mañana”.