"Quiero ser campeón, es mi sueño desde niño": Neymar

Mexico, 2014-06-12 00:06:48 | Redacción ESTO

SAO PAULO (dpa) – Un día ante de la inauguración del Mundial, Brasil pudo escuchar a Neymar, el hombre sobre cuyos hombros recae el peso de conquistar el hexacampeonato, meta única del delantero del Barcelona.

“No quiero ser el mejor jugador del Mundial, ni el máximo artillero. Sólo quiero el título, ser el campeón, mi sueño desde niño”, dijo Neymar antes del debut de mañana en el Mundial en casa ante Croacia.

Por primera vez desde que la “canarinha” se concentró para preparar el torneo, Neymar se puso ante los micrófonos de la sala de prensa del Arena Corinthians, el estadio que acogerá el partido inaugural, y dijo lo que todo el mundo quería oír. Habló el diez brasileño con tanto aplomo y tanta seguridad, mostró tanto sentido del humor, repartió tantas sonrisas y carcajadas que, aunque su discurso no fue tan grandilocuente como algunos esperaban, no dejó dudas sobre el destacado papel que tendrá en el Mundial.

“Llegó la hora, el momento que el mundo espera y nosotros aún más”, admitió la estrella brasileña, aún con semblante serio, mordiéndose la uña del dedo meñique y tocándose la barbilla, como si todavía estuviera tomándole el pulso a la sala de prensa.

“Estoy un poco ansioso, pero al tiempo la felicidad que tengo de estar donde estoy es muy grande, porque muchos querrían estar en mi lugar: estoy conquistando mi sueño y el de muchos de mis amigos que no pudieron llegar aquí”, admitió Neymar.

“Felipao, ¿voy a jugar mañana? Lo pregunto sólo para dormir tranquilo”, le lanzó al técnico brasileño, Luiz Felipe Scolari, cuando un periodista les sugirió que se hicieran una pregunta mutuamente. “Voy a tener que pensármelo. Duerme tranquilo”, le respondió el técnico brasileño entre las carcajadas de ambos.

Bromeó constantemente con Scolari, sentado a su lado. Buscó el  contacto visual con los periodistas que le preguntaban. Y hasta hizo de moderador de la rueda de prensa, cada vez que los periodistas lanzaban una nueva pregunta para Scolari sin que él hubiera respondido la dirigida a él.

La joven estrella brasileña no parece acusar la tremenda presión, pese a las desorbitadas expectativas generadas en Brasil en torno a su figura. Los medios y los expertos lo señalan como el único jugador capaz de lograr que, 64 años después, la “canarinha” logre su sexto título mundial, esta vez en casa.

“Héroe”, “esperanza”, “estrella” son los sustantivos más utilizados para referirse al delantero del Barcelona que, a sus 22 años, tiene ante sí un reto mayúsculo. “Yo quiero ser uno más del equipo. Estoy preparado para ayudar a mis compañeros de todas la maneras necesarias. No juego solo, nadie lo hace. Somos 11, todos conocemos nuestro papel y, si cumplimos nuestra función, nuestro equipo puede ir muy lejos”, dijo Neymar ante la enésima pregunta sobre su estrellato en este Mundial.

Y en una maniobra del chico espabilado y despierto que es, el delantero brasileño traspasó la presión a la hinchada “canarinha” que tanto espera de él. “El principal jugador de la selección será la afición porque jugamos en casa. Si ellos están al cien por cien con nosotros, va a ser difícil que algún equipo nos gane”.