Para México, dilema libertador

POR EUGENIO DÍAZ

La Copa Libertadores es un gran torneo, y no lo digo yo, lo han comentado los miles de futbolistas que la han jugado y millones de seguidores a través del radio y la TV.

Por su historia, por su trascendencia, por el escaparate que significa para los jugadores y clubes, por el dinero que ingresa en las arcas de los equipos (acumulando hasta 7 millones de dólares el campeón y cerca de 5 millones para el subcampeón).

Quitando el mercado brasileño y mexicano, muy sólido en lo económico, el resto de los clubes sudamericanos que participan año con año en la Copa Libertadores, saben que la oportunidad debe ser aprovechada. Uno nunca sabe si se repetirá pronto. Y es que este torneo catapulta emociones, economías; un torneo cuyo estilo es más bien rocoso, complicado, de mucho desgaste; significa demasiado como para no darlo todo en la cancha.

Como muchos otros torneos, la calidad, los mejores partidos aparecen con la depuración del evento, con el andar de las jornadas, disfrutando lo mejor en los partidos a eliminación directa.

Jugar en la cancha de Boca, de River, del Sao Paulo, del Corinthians, en el mítico centenario de Montevideo, curte a cualquiera. La cancha, el rival, el ambiente, la presión de todos incluyendo al árbitro, pueden llegar a ser elementos únicos formadores en la vida de un futbolista, sin olvidar el impacto que tiene en aficionados, directivos, patrocinadores, medios de comunicación.

Pasó mucho tiempo antes de que los equipos mexicanos fueran tomados en cuenta por la CONMEBOL. Primero vino la Copa América en 1993, torneo al que la selección mexicana llegó a la final, para posteriormente dar el salto a nivel de clubes, si, la Copa Libertadores.

En esta época de globalización, todo indicaba que el camino sería siguiendo el mismo., inclusive mejor. La idea de invitar a clubes de la MLS (Major League Soccer por sus siglas en inglés), se daría pronto (junto con México no en lugar de). Sin embargo, las últimas noticias llegadas desde el cono sur indican lo contrario.

Al cambiar el formato del torneo que hasta este año se jugó de febrero a julio, los dirigentes sudamericanos han decidido aumentar el número de participantes y por lo tanto, de meses de competencia. Se habla, que la nueva copa iría de febrero a noviembre.

Ya hace algunos años y tras tener una excelente incursión en la Copa Sudamericana, misma que ya ganó el Pachuca, presiones de la CONCACAF sobre la FMF, obligaron a que los equipos mexicanos abandonaran este torneo por problemas de calendario. Al ser la FMF una federación ubicada en la zona de CONCACAF, los torneos de su confederación tienen prioridad.

Hoy ha surgido un nuevo reto. Lograr acomodar las cosas para seguir participando en la Libertadores.

Por un lado, existe la presión de patrocinadores con contratos firmados que seguramente presionaran a los organizadores para que estos se cumplan, es decir, un torneo más bajo el mismo formato.

Más de un dueño, de un presidente de clubes se decantará por seguir participando. Atrás han quedado los días en los que tenían que desembolsar dinero para los viajes sin tener retorno alguno, además del escaparate para vender a los mejores jugadores.

Por otra parte, estarán las voces que destaquen que la formación que antes obtenían los jugadores mexicanos desapareció. El gran número de elementos foráneos que han copado los planteles nacionales, deja muy pocas plazas para los locales, luego entonces el aprendizaje ya no aplica.

No querer abrir un frente con la CONCACAF es, sin duda, otro tema que apoya el no a la Libertadores. Así fue con la Sudamericana y así será con la Libertadores.

El nuevo calendario no ayuda en nada a que los equipos mexicanos sigan compitiendo. Ni el asegurar que la final ya puede ser jugada en territorio azteca alcanza.

El invitar a los equipos de la MLS, o sea, invitar a la empresa SUM su brazo comercial, podría abrir la puerta a un ajuste o acomodo de las cosas. El poder de convencimiento de nuestros vecinos podría sumar para los vecinos del sur, al invitarlos al negocio.

Así funciona actualmente el sistema para participar en CONCACAF y Libertadores

Como se sabe el campeón y subcampeón de los últimos dos torneos, califican automáticamente a la CONCACAF liga campeones, y es a través de la tabla de posiciones que califican dos equipos a la Libertadores de manera directa y un cupo más, el tercero, vía ganador de la Supercopa mexicana, que requiere además ganar un repechaje vs equipos sudamericano para ingresar a la etapa de grupos.

Otro inconveniente del nuevo formato, es que habrá partidos en época de vacaciones. Este problema no menor, obliga a los directivos a pagar horas extras a los futbolistas, además de cortar el descanso obligatorio.

El desafío es alto. El comité de desarrollo deportivo dela Liga MX está analizando los pros y contras del cambio de formato y calendario de la Copa Libertadores. Sus conclusiones se pondrán en la mesa en diciembre cuando se junten los dueños del futbol en asamblea ordinaria, o de manera anticipada, quizá, debido al sorteo de los grupos.

Esta situación por demás difícil de predecir, de anticipar, podría generar, ser el detonante, el origen de un nuevo torneo o enfrentamientos. Si se concreta la salida de los equipos mexicanos de la Libertadores, y no ingresan los norteamericanos, una opción es aumentar la relación, la actividad y ganancias entre SUM y FMF (Liga mx).

Viajes más cortos y una buena cantidad de dólares, podrían, desde el punto de vista del negocio, hacer olvidar las bondades deportivas y económicas de la Copa Libertadores.

Costó mucho trabajo, tiempo, cabildeo, convencimiento, para que se diera la invitación de la CONMEBOL. Los beneficios, a través de los años, ayudaron a que muchos jugadores crecieran, se mostraran y proyectaran en lo individual y como instituciones, aunque no hay que olvidar a aquellos que desdeñaron su oportunidad, viajando sin titulares, o con plantel incompleto, o sin entrenador. La salida podría ser tan rápida, que el próximo año muchos ya ni se acordarán.

Listos los cruces de octavos de final de la Copa Libertadores

Las series entre Gremio vs Estudiantes y River Plate vs Racing destacan en la segunda ronda del torneo

En Uruguay quieren la final de la Libertadores en 2019

La decisión se adoptó tras un riguroso análisis de diversos estudios técnicos y de costos preparados por consultores especializado

La final de Libertadores ahora se jugará a un partido

Con estos cambios la CONMEBOL busca darle un atractivo más a la final del torneo latinoamericano donde los mejores clubes buscan la gloria.

Quedan definidos los grupos de la Copa Libertadores

Corinthians (Brasil), Independiente de Avellaneda (Argentina) y Millonarios (Colombia) integran el Grupo de la Muerte del certamen

Newslwtter
NOTICIAS