América curó sus heridas a costa de Santos

Mexico, 2016-10-29 23:16:55 | Alejandro Alfaro

POR ALEJANDRO ALFARO

FOTOS: JORGE BARRERA Y OSCAR RAMÍREZ

Golpeadas y con las heridas frescas se presentaron las Águilas en el estadio Azteca para recibir a Santos. La resaca del Clásico Nacional se sintió en Santa Úrsula. La muestra más clara fue la entrada, la cual reflejó el sentir de la afición americanista, que dejó ver la molestia con sus jugadores con su poca presencia en el graderío.

También puedes leer: Hamilton y Rosberg quieren la “gloria” en México

Una noche fría en la que no hubo reencuentro, pero si se mantuvo el vuelo de las Águilas con rumbo a la Liguilla, en donde buscarán resarcir todo el daño y deuda con los suyos en pleno semestre de Centenario.

EL JUEGO

Quien pensara que América encontraría en Santos a un rival a modo para enderezar el camino, se equivocó. Si bien, los Guerreros ocupan los últimos lugares de la Tabla General, plantaron cara de forma digna en la cancha de los cremas, que si bien se fueron primero al frente gracias a un penal mal señalado que convirtió Silvio Romero, se vieron en serios aprietos por algunos lapsos del duelo en los que los de la Comarca Lagunera se convirtieron en dueños de la pelota y dominaron con claridad de forma territorial y en posesión.

También puedes leer: ¿Volverá? Carlos Bustos estuvo en el Morelos

Dice un dicho que el futbol siempre es justo, y al menos por un momento esta premisa aplicó en Santa Úrsula, ya que Santos encontró el empate en una jugada a balón parado donde la defensa azulcrema falló a la hora de tomar las marcas y facilitó la tarea para Djaniny Tavares, quien únicamente tuvo que meter un frentazo certero para poner el 1-1 parcial que festejaron los cerca de 100 hinchas albiverdes que hicieron el viaje a la Ciudad de México.

Si bien se hizo mención a la justicia que impera en el juego, este también castiga con severidad los errores. Para muestra la jugada en la que América recuperó la ventaja, misma que nació en un error en la salida que aprovechó Renato Ibarra para explotar su velocidad y asistir a Arroyo, que con tiempo recibió y empujó a las redes la pelota. Gol con todo el sello ecuatoriano para ir con tranquilidad al descanso.

Con el complemento vino la tranquilidad para las Águilas. No hubo turbulencias en el vuelo. Se soltaron y encontraron la calma para liquidar a un Santos que opuso poca resistencia y sirvió de comparsa en el segundo lapso.

También puedes leer: Yanet García, sensual seguidora de Tigres

Primero, Romero volvió a perdonar un gol increíble. Mano a mano con Marchesin y falló en el amague para facilitar la labor defensiva. Sin embargo, Rubens Sambueza corregiría la plana más adelante, y aunque estuvo cerca de fallar cuando estrelló su disparo dentro del área en el meta lagunero, supo aprovechar el rebote para ampliar la ventaja de los suyos y meterle hielo al juego.

La ventaja se pudo incrementar para los locales, pero la falta de tino al ataque en combinación con las intervenciones de Marchesin impidieron que el electrónico tuviera cambios.

3-1 final para América. Después de la tempestad habrá un poco de calma en Coapa. El destino siguiente parece aclararse después de los nubarrones y apuntan a la Liguilla, en donde la presión para las Águilas incrementará considerablemente.