La noche que pintaba negra, se tiñó de azul

Mexico, 2016-11-05 23:16:18 | Alejandro Alfaro

Una noche negra se esperaba en el estadio Azul. Durante la semana el lamento de los aficionados por la campaña de su equipo tuvo voz en las redes sociales con la idea de ir a la cancha de su equipo vestidos de negro para mostrar su molestia con la directiva y jugadores. Sin embargo, terminaron por llevarse una grata sorpresa al poder festejar el revés de La Máquina sobre el campeón, quien llegó a la capital cobijado por una invasión tuza y con esperanzas de alcanzar a Xolos en el liderato general, pero dejó escapar la oportunidad con todo y a haber estado arriba en el marcador .

EL JUEGO

Pese a ser un partido en el que Pachuca era el único sobre la cancha con algo que disputar en lo numérico, Cruz Azul cargó con la necesidad de hacer un encuentro digno al encontrarse en su cancha y ante su gente, que de azul o de negro, hizo presencia en las gradas para acompañarlos. Sin embargo, el tramite se inclinó rápidamente a favor de la visita, que con la formula ya conocida de velocidad, atrevimiento y una propuesta ofensiva, buscó dañar a la zaga cementera, la cual sufrió con los embates de Lozano, Jara y compañía.

Fue un inicio complicado para La Máquina, que trataba de sacudirse la presión rival con desdobles encabezados por el “Chaco” Giménez que rindieron pocos frutos debido a las imprecisiones al momento de tratar de conectar con Benítez y Rojas, los hombres en punta elegidos por Joaquín Moreno

También puedes leer: Con gol de Vela gana la Real Sociedad

El trámite se vio reflejado en el marcador cuando Víctor Guzmán hizo gala de su técnica individual con una recepción dirigida de pecho perfecta para acomodarse el esférico en su ingreso al área y definir fuerte y cruzado a segundo poste para así hacer explotar a toda la afición de Pachuca que abarrotó su sector en la tribuna e hizo sentir local a los suyos.

Más tardó en festejar el Tuzo que lo que le duró el gusto de la ventaja. Un par de minutos más tarde, Jesús García recibiría un tiro de esquina en corto para levantar la cabeza y poner un centro que cualquier delantero pediría; con tiempo, espacio, potencia y colocación precisa, lo cual agradeció el “Chaco” Giménez, quien se levantó para meter un testarazo seco que besó las redes, pero no lo hizo festejar, ya que el argentino mostró su respeto a su ex equipo con este gesto.

El complemento transcurrió aletargado. Ninguno de los dos equipos propuso de más y los minutos corrían sin emociones. Fue ahí cuando la figura de Joao Rojas apareció para hacer gala de su velocidad y de pundonor para rescatar un balón que parecía escurrirse por la línea de fondo y posteriormente servirlo a Jorge Benítez, quien se levantó ante la marca hidalguense y remató de cabeza, pegado al poste derecho de Oscar Pérez, quien pese a la estirada poco pudo hacer para evitar la caída de su marco.

También puedes leer: Águilas Blancas imponen el “Huelum” en CU

 

El resultado calentó demasiado las acciones, ya que en la agonía del partido se presentaron un par de conatos de bronca, el segundo propiciado por una artera entrada de Jonathan Cristaldo sobre Érick Aguirre, quien perdió la cabeza a pocos minutos de haber ingresado a la cancha.

Triunfo que es un bálsamo anímico para Cruz Azul y los suyos, que han encontrado una manera decorosa de terminar el certamen a falta de la última fecha en la que recibirán a León.