Osorio, entre rotaciones y polémica

Mexico, 2016-11-13 09:04:55 | Luis García Olivo / Enviado

Foto: Jorge Barrera

 

Un año y contando… La Selección Mexicana aún tiene fresco el aroma a café colombiano a la hora de hablar de futbol y estrategias. Precisamente hoy se cumple un año del debut de Juan Carlos Osorio al frente del combinado azteca.

Los 365 días se han ido como el agua y han tenido de todo un poco, desde la imposición de marcas hasta la humillación, pero hoy florecen las varias victorias que se han convertido en históricas a la hora de ganar en materia de visitante, tal y como ocurrió el pasado viernes en la ciudad de Columbus, frente a Estados Unidos.

Si bien fue presentado el 14 de octubre de 2015 en el CAR, en sustitución del interinato de Ricardo Ferretti, Juan Carlos Osorio debutó oficialmente el 13 de noviembre de 2015 en el estadio Azteca, con triunfo de 3-0 sobre El Salvador, en lo que fue el arranque del cuadrangular previo al Hexagonal de la Concacaf con miras a Rusia 2018.

Después del cese de Miguel Herrera y el interinato del “Tuca”, había incertidumbre por saber quién iba a llegar al banquillo técnico. Sin embargo, se hablaba de Marcelo Bielsa, Jorge Sampaoli y Alejandro Sabella, como los herederos del banquillo. Sin embargo, la FMF volteó a Brasil, precisamente a Sao Paulo, con tal de llevarse a Juan Carlos Osorio, técnico con conocimiento del futbol mexicano, por su breve paso en el Puebla.

La noticia poco a poco se confirmó y fue en Pasadena donde quedó de manifiesto. Osorio acudió a ver al Tricolor en el duelo por el pase a la Copa Confederaciones de 2017, cuando México derrotó 3-2 a Estados Unidos.

El entrenador colombiano ya veía a su equipo desde uno de los palcos, tomaba nota y comenzaba a numerar la materia prima con la que contaría. De ahí en adelante nuevamente empezó a empaparse del futbol nacional, ya que casi un mes después vería su debut en el banquillo y con el estadio Azteca de fondo.

Precisamente previo al 13 de noviembre del 2015, día de su debut, se presentó en el CAR con sus nuevos jugadores, les comentó su estilo de juego, no le aseguró la permanencia a ninguno de ellos y corroboró que necesitaba de cada uno en busca de alcanzar la clasificación al Mundial de Rusia 2018.

También puedes leer: Pese a las bajas, en el Tricolor se mantiene el buen ambiente

CUADRANGULAR

Sin tiempo qué perder, le hizo frente al primer compromiso de eliminatoria. En el Azteca arrancó el cuadrangular frente a El Salvador, a la que goleó 3-0, en lo que fue su presentación. Días más tarde, el 17 de noviembre, derrotó a Honduras 2-0 en San Pedro Sula y terminó con una racha de 22 años sin que los aztecas conocieran el triunfo en ese país.

Ya en el mes de marzo, pero de 2016, se reanudó el cuadrangular. Par de triunfos ante Canadá, uno en Vancouver, y el otro en Azteca comenzaban a impresionar al fanático mexicano. El receso de la eliminatoria llegó por la Copa América Centenario y los Juegos Olímpicos de Río, reactivándose hasta septiembre cuando fueron a San Salvador y derrotaron 1-3 a La Selecta, para después cerrar en casa dicha fase con un rechiflado 0-0.

México avanzaba al Hexagonal como líder del grupo con cinco triunfos y un empate, sin sustos ni contratiempos, pero sí con la polémica de las rotaciones y el mal sabor que dejó la humillación de la Copa América Centenario.

También puedes leer: 2016, el año donde cayeron las peores maldiciones

HEXAGONAL

Apenas el viernes arrancó la fase final para llegar a Rusia 2018. El Hexagonal inició para México con una dura visita a la ciudad de Columbus, en donde nunca había ganado. Cuatro eliminatorias y cuatro caídas bajo el mismo marcador, el trillado 2-0 impuesto por los estadounidenses. Sin embargo y así como lo hizo posible en San Pedro Sula y en Vancouver, el Tricolor sacó a relucir su casta al jugar de visitante y rompió las maldiciones de esta ciudad al derrotar a los Estados Unidos por marcador de 1-2.

Layún y Márquez le dieron el triunfo a los mexicanos, que nuevamente volvieron a creer en el proceso del entrenador colombiano, quien recuperó un poco más de confianza tras lo sucedido en la Copa América.

El próximo martes, México tiene su segunda visita en el Hexagonal cuando enfrente a Panamá en el Rommel Fernández de aquella ciudad. Choque de trenes ya que ambas selecciones arrancaron con el pie derecho.

También puedes leer: VIDEO: ¡Qué boquita! Herrera discutió con Bradley

AMISTOSOS

Juan Carlos Osorio y su ciclo tampoco se han salvado de las giras “moleras” por los Estados Unidos, como en su momento lo llegó a criticar el “Tuca”. Hasta el momento ha encarado cinco enfrentamientos y en ellos se ha dado el lujo de experimentar aún más. Ha visto, manoseado y probado a hombres y posiciones como regularmente ocurre en estos duelos, donde lo que predomina es la cuestión económica, mientras que en lo deportivo queda un poco a la deriva, ya que enfrentan a rivales que no exigen en materia futbolística.

Choques contra Senegal, Nueva Zelanda, Panamá, Paraguay y Chile, éstos dos últimos como preparación a la Copa América Centenario, han sido parte de su proceso. En general aquí no ha conocido la derrota.

 

COPA AMÉRICA CENTENARIO

En dicho torneo las expectativas estaban puestas en lo más alto. Llegar a la semifinal o final al estar en un país con mucho apoyo latino era una de las principales apuestas. México avanzó sin problemas a los cuartos de final en un grupo donde estaban Uruguay, Jamaica y Venezuela. En dicha fase se despertó la polémica, Osorio no se casaba con un once titular y daba paso a las rotaciones, variantes y opciones que se entendían muy poco, pero los resultados sí llegaban.

Ya en cuartos de final, Chile los aguardaba, un rival al que había superado días atrás en juego de preparación. No obstante, la historia sería diferente, un escandaloso 7-0 pedía a gritos la cabeza de Osorio y de varios jugadores. Tenía décadas que México no tenía un resultado así y las burlas iniciaron con la incertidumbre de seguir o no con su proceso.

El hermetismo llevó a semanas difíciles para la FMF, candidatos sonaron, pero al interior de la Federación apelaron a los resultados y continuidad, pese a la humillación. Llegaron los tiempos de calma y con él un escaparate con Marcelo Bielsa y los Juegos Olímpicos de Río desahogaron a un cabizbajo Osorio para que después tuviera un óptimo regreso.

También puede leer: Los goles históricos de Rafa Márquez con el Tricolor

ROTACIONES

Al no tener un 11 titular y hasta modificar al portero en cada uno de los juegos, han derivado a las críticas y al poco entendimiento a la hora de plantear los partidos. Ha encontrado posiciones que sólo él entiende, ha mutado sus esquemas y al final le terminan por sonreír los resultados. Así ocurrió en Columbus con Lozano o en Vancouver con la entrada de “Tecatito” del mismo Lozano. A Layún lo ha puesto de lateral derecho, a Reyes de contención, Herrera y Guardado por las bandas y en la portería ha acrecentado el debate.

 

FALTA DE REGULARIDAD

Dentro de estas mismas críticas hacia su trabajo, también resalta la falta de consistencia en cada partido. En ellos ha regalado grandes 45 minutos, pero antes o después su equipo se le cae. No encuentra una regularidad durante todo el duelo y ello desencadena injurias.

Así se describe resumidamente el año de Osorio al frente del Tricolor, que ha tenido de todo, satisfacciones, tristezas y humillaciones, pero al final cuentan los resultados, que dan la cara por el entrenador cafetalero.