CruzAzul

“Chaco” y Santiago Giménez, de sangre azul

Mexico, 2016-11-13 19:55:12 | Redacción ESTO

HOUSTON.- La Máquina continúa haciendo historia, pero ahora de la buena.

El futbol se lleva en la sangre y la familia Giménez lo ha demostrado, por lo que con lo sucedido en la cancha del BBVA Compas han escrito su apellido en las letras doradas del balompié.

Christian Giménez, uno de los máximos ídolos de Cruz Azul logró lo que pocos jugadores han podido hacer, que es compartir el campo con sus hijos. Sí, el “Chaco” tuvo pocos minutos en el duelo amistoso ante Pumas, ya que ingresó al campo al minuto 57 debido a una lesión de Aldo Leao. Veinte minutos más tarde ingresó al terreno de juego Santiago Giménez, su vástago, quien fue desequilibrante, al grado de que los felinos le cometieron una falta dentro del área y el colegiado marcó penalti, el cual cobró su padre y erró.

También puedes leer: Quedan definidos los Cuartos de Final del Ascenso MX

“Chaco” y Santi jugaron juntos cerca de quince minutos, donde la química futbolística se dio a favor de los celestes. En muy pocas ocasiones se puden observar dos generaciones distintas en el mismo campo, pero los Giménez lograron esa hazaña.

HAZAÑAS FAMILIARES

La primera ocasión que ocurrió que padre e hijo jugaran en la misma cancha defendiendo la camiseta de un equipo fue en 1996, cuando Arnor Gudjonhsen le cedió su lugar a su hijo Eidur en un duelo amistoso entre Islandia y Estonia.

La familia Arce vivió la misma hazaña que los Gudjonhsen. En un duelo amistoso entre Tijuana y América que se disputó en California, Fernando David Arce, ingresó de cambio a la cancha por su padre, Fernando, quien fue campeón con Xolos.

También puedes leer: 2016, el año donde cayeron las peores maldiciones

Para el 2008 el “Tanque” y el “Tanquecito” compartieron las canchas. Carlos María Morales, ex jugador de Toluca, jugó junto a Juan Manuel en el Montevideo Wanderers.

En el 2015, Rivaldo, quien fue una de las grandes glorias del Scratch do ouro y con quien ganó el Mundial del 2002, jugó junto a su hijo Rivaldinho en la segunda división del Brasileirao.