Flans sigue con su fiesta

Mexico, 2016-11-19 10:40:30 | Redacción ESTO

Foto: Érik Estrella

CORTESÍA DE MIGUEL GARCÍA SOTO

Sin contener ningún impulso en el Auditorio Nacional, la agrupación ochentera Flans, como una buena receta que pasa de generación en generación, llenó el vacío de algunas almas que ha dejado el pasado, preparando con motivo de la celebración por sus 30 años de trayectoria un festín musical para chuparse los dedos, anoche en el Auditorio Nacional.

Todos los ingredientes estaban listos: publicó expectante, suspiros por los aires y corazón de la noche que latía por el recuerdo presente en el escenario del Coloso de Reforma, las razones eran tantas, aunque solo tenían cinco letras “F-l-a-n-s”.

Justo como una música nocturna perdida en la distancia se escuchaban los aplausos del respetable que pedía la aparición de Ilse, Ivonne y Mimí, las grandes estrellas de la velada.

En menos de lo que dura un chasquido comenzó una cuenta regresiva en las pantallas, era el momento que habían estado esperando los chavos de onda ochentera (adultos-jóvenes entre 20 hasta 50), para cantar junto a sus artistas durante dos horas de frenesí.

¿Qué ha de traerme este espectáculo? Quizá se preguntaban las mentes en el inmueble, pues fue hasta las 20:45 horas que salieron a cuadro entre destellos de luces como ráfagas furiosas las estelares de este tour por sus 30 años con el tema “Yo no sería yo”, entre aplausos inconclusos levantaron el recinto que parecía en un principio someterse por el frío.

“A ver si se la saben”, era el motivo para cantar “Me gusta ser sonrisa”.

“Uhm ah oh”, “Mosquito” y “Rufino“, que contagiaron de una colorida adrenalina al séquito del trío pop.

Después como en sus mejores tiempos, con coreografías bastante movidas interpretaron “Giovanni amore”, el éxito “20 millas” y “Tirare”.

“Muy buenas noches, Auditorio Nacional. No queremos acabar de festejar estos treinta años, por cierto hay una fecha para el 24 de febrero; esto fue sold out si no está llenó aún es por el tráfico”.

Ni con el tiempo lograrán escuchar su voz rota de estas mujeres, debe haber algo  incomprensible en el escenario que no les permitan retirarse de él. Siguieron “Alma gemela”, “Quédate a mi lado”, donde hubo una declaración de matrimonio entre dos jóvenes. Sin tomar un respiro, solo agua, sonaron “Hadas”, “Finge que yo”, “Trinchera”, “Ay, amor”.

Un popurrí tributo al Divo de Juárez, continuó la celebración. “Hemos vivido un luto muy fuerte”, refiriéndose a Juan Gabriel, de sus letras fueron “Déjame vivir-Noa Noa”.

“Los noventa no se entienden sin esta canción de Cristian Castro: “No podrás”, al igual que “Hoy por ti”, “Tímido”, “Barco a venus”, “Rocky”.

La presentación no parecía tener fin: “Fan”, “Corre corre”, “Bazar”, “Las mil y una noches”, de las más coreadas, y para concluir, “No controles”.

Fue un show para revivir aquellos momentos cumbres, que cautivaron a centenares de fans en la década de los ochenta.