Llaguno, Aguilar e Ibelles, derrocharon pasión

Mexico, 2016-11-20 09:21:33 | Miguel Angel García

Foto: Alejandro Villa

 

Los aficionados que se dieron cita el sábado en la Plaza México salió prácticamente helada por el inclemente frío, amén de las ráfagas de viento que parecía cortaban el rostro como navaja. Pero absolutamente nadie abandonó sus lugares, sino hasta que cayó el último astado de la tarde, y esto se debió a que los tres novilleros anunciados demostraron mucha raza, entrega y pasión, con deseos desbordados por conseguir el triunfo ante ganado de Jorge de Haro, que no fue nada fácil para los nóveles coletas.

Pero ninguno echó paso atrás, por el contrario, enfrentaron con gran empeño a sus oponentes, sumando dignas actuaciones que el respetable les reconoció con aplausos. Y si no hubo corte de orejas fue por las fallas que tuvieron con la espada, pero para como estuvo la tarde, severamente helada y con ganado regular, los novilleros Juan Pedro Llaguno, Miguel Aguilar y Sebastián Ibelles cargaron con el compromiso de manera ejemplar y respetable.

 

JORGE DE HARO

Decíamos que se lidiaron astados de Jorge de Haro de juego, variado y regulares para la muleta, algunos con ciertas complicaciones. El segundo fue aplaudido en el arrastre, el tercero fue rajado y el quinto, el más hecho, fue el más exigente. El resto cumplió.

 También puedes leer: Daniel Suaréz gana la NASCAR Xfinity

ENTREGA DESBORDADA

Juan Pedro Llaguno saludó bien con lances a la verónica y alargó su desempeño con la capa muy valiente y artístico. Puso banderillas alegrando a los presentes y fue certero. Brindó al respetable su labor, la cual se basó en la firmeza para extraer pases de calidad por ambos lados, de temple y buen corte. No fue tan boyante su enemigo, pero Llaguno demostró carácter y decisión, viéndose muy dueño de la situación. Estocada caída que bastó, ganándose una valiosa salida al tercio, con fuerza.

Se fue a los tercios de hinojos frente a la puerta de chiqueros para esperar a su segundo ejemplar, pero el novillo no atendió a la capa y pasó por encima del torero que no se salvó de los pisotones. No conforme y adolorido del tobillo derecho, con todo el valor se fue a tablas para cuajarle una larga cambiada y no quedarse con las ganas. Deslucido y pegado a tablas, el novillo tuvo que pasar por la muleta del torero quien le puso raza y entrega a su labor extrayendo pases en terrenos arriesgados. De mucho mérito su faena y no se salvó de una tremenda voltereta que lo dejó más mermado. No estuvo acertado con el acero, pero su actuación sobresalió y el público lo reconoció con fuertes aplausos en el tercio.

 

DUEÑO EN LOS TERRENOS 

Miguel Aguilar dejó detalles con la capa ante su primer novillo y quitó Sebastián Ibelles. Aguilar también comprometió su labor a los presentes y vaya que se lució. De inicio se dio a torear por naturales de suma belleza, bien plantado se quedó, pese a que el animal se le llegaba a quedar a medio muletazo. Luego cambió la pañoza a la diestra para recrearse con largueza y temple. Le cambió de lidia el astado, tirando más áspero; sin embargo, Aguilar se engalló y continuó buscando pases dejando detalles de mucho mérito. Pinchazo en todo lo alto y una entera que no bastó. Descabelló y no se salvó del aviso.

Su segundo novillo lo brindó al matador y director de la Plaza México, Mario Zulaica, y vaya actuación que brindó. El novillo, que fue el más hecho del encierro, no estaba para dudarle en lo absoluto, pues traía su jiribilla, y ante ello Miguel estuvo bastante firme, haciendo las cosas con seguridad, muy dueño de la situación en una faena corta, pero sustanciosa y muy seria. Le extrajo tandas de gran mérito por ambos lados, alargando el brazo hasta donde pudo dejando ver sitio y recurso. Bien ha estado el torero consiguiendo momentos bastante plausibles. Pinchazo y estocada, para retirarse entre aplausos.

También puedes leer: Celaya se coloca en la antesala del título al vencer a los Alebrijes

SELLÓ PERSONAL

Sebastián Ibelles dejó hermosos lances a la verónica ante el primero de su lote, cargando la suerte en los riñones, muy inspirado el torero que tuvo un duelo en quites con Llaguno. De igual forma brindó al público que se dio cita en la plaza. Excelente inicio de faena tuvo Ibelles con pases de la firma para hacerse del astado y rematar de genial trincherazo, que caló profundo. Sobrado de actitud y con toda la entrega del mundo, Sebastián se dio a torear por derecha extrayendo pases muy sentidos, con sello y sentimiento, pese a que se la pasó correteando al toro que salía rajado del envite. Con un astado prácticamente parado concluyó su labor con bernardinas. Mal con la espada y usó el descabello hasta que se cansó. Dos avisos y se retiró entre aplausos.

De ideas serias fue su segundo novillo, pero Ibelles tuvo también las suyas para resolver la papeleta. Extrajo pases de calidad y nuevamente mostró su sello muy personal. De uno en uno fueron los muletazos debido a lo reservón de su socio, Sebastián se gustó ante el poco juego del astado, ligó pases de buen acompañamiento, alargando el trazo a más no poder cuando el novillo se empleaba. Faena sería de Ibelles que templó muy bien, con las zapatillas bien plantadas, con garbo y mucho sentimiento. Mal con la espada y dos avisos. Aplausos al final.

 

¿A DÓNDE FUERON?

Me pregunto dónde quedó el público que se dice defensor de la fiesta brava o aquellos que se quejaron de los precios. Bueno, la gran mayoría queda claro que es de ocasión. El festejo se desarrolló “acá entre nos”, digamos que muy en familia; solo los verdaderos aficionados, de hueso colorado, se dieron cita. Y va para ellos fuertes aplausos de pie, pues esos sí que son aficionados.

 

PARA HOY

Actuarán Ricardo de Santiago, Isaac Fonseca y Tato Loaiza, con ganado de Las Huertas.

Otro festejo que sin duda será un duelo muy cerrado.