Acalambrado, bravo novillo de Barralva

Mexico, 2014-09-29 09:21:57 | Redacción ESTO

OR HORACIO SOTO CASTRO
FOTOS: ALEJANDRO VILLA

EN la final del serial Descubriendo un Torero -undécima novillada de la temporada en la Plaza México- no se movieron los cartones y tampoco hubo triunfador como en las anteriores novilladas y la única salida al tercio que se registró la tuvo Fernando Abraham López Guerrero, subalterno que fue examinado y que seguramente fue aprobado llenando los requisitos para ingresar a la Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros en calidad de socio activo. Tuvo una destacada actuación al clavar banderillas y bregando y lo hicieron salir al tercio por un magnífico par en el sexto novillo.
En el concurso de ganaderías seguramente será nombrado triunfador el novillo 201, Acalambrado, con 404 kilos, de la ganadería de Barralva, de los criadores Luis y Ramón Álvarez Bilbao, que mereció los honores de arrastre lento por su bravura y calidad en la embestida.
Y entre los jóvenes novilleros que llegaron a la final el más destacado fue el poblano José Zavala, al cuajar una faena bien estructurada, con firmeza y con muletazos de calidad y escuchó palmas al doblar el astado de José María Arturo Huerta, pero no lo llamaron al tercio.
Entre los subalternos, quien escuchó las más fuertes ovaciones fue el picador Carlos Ibarra, y entre los subalternos de pie su desempeño fue normal.
Lo oficial sobre el resultado lo tendrán que dar los miembros del jurado en cuanto se reúnan y deliberen sobre el desempeño de los alternantes y de los novillos.

EL FESTEJO
Lo que deslució el festejo fueron las malas condiciones climatológicas, ya que desde el inicio y durante el desarrollo de la novillada estuvo cayendo agua en forma intermitente. Algunas veces con mucha fuerza y otras amainada, pero no había seguridad ni en los astados ni en los novilleros. Pero hay que señalar que la entrada se puede calificar de buena y público y aficionados no abandonaron la plaza.

LOS NOVILLOS
Con excepción de los corridos en primero y sexto lugares, los otros cuatro novillos, estuvieron bien presentados en general y se dejaron meter mano más que bien, fueron bravos y de buen estilo, pero si caen en otras muletas más experimentadas estuviéramos hablando de algún triunfo resonante.
El primero de Los Cues fue un novillo fino pero que fue lidiado bajo la lluvia, y el que cerró plaza, de Marrón, fue un marmolillo y poco se le pudo hacer. Pero todos acudieron a los caballos y recargaron, sobresaliendo el de Barralva, que además de bravo acudió en dos ocasiones al caballo de largo y recargar de firme, tuvo calidad y fue premiado con arrastre lento. El de Xajay, el de José María Arturo Huerta y el de Los Ébanos no se aprovecharon debidamente y el de Barralva menos.

BADILLO
Al zacatecano Édgar Badillo le correspondió el mejor lote integrado por el de Los Cues y el de Barralva. Tuvo buenos momentos en sus dos enemigos. En el primero fue breve en su labor por la lluvia y al de Barralva lo desaprovechó y escuchó los gritos de “toro… toro…”, al primero lo mató de estocada y descabello y al otro de dos pinchazos y descabello y se retiró entre división de opiniones. Fuertes palmas al novillo. En los dos cubrió el tercio de banderillas y fue aplaudido.

ZAVALA
José Zavala, aun con la poca experiencia se le vieron cualidades que lo pueden conducir a mayores planos. Y tuvo los mejores pasajes de la tarde. Con el de Xajay, a pesar de lo áspero de la embestida logró muletazos con calidad sobre los dos lados y los doblones fueron severos y bien ejecutados. Pinchó antes de la estocada con el de Huerta, ya más asentado realizó una faena bien estructurada, inteligente y con muletazos de trazo bien definido. Pero mal a la ahora de matar. Palmas para el novillo.

CASANUEVA
El tapatío Carlos Casanueva dejó ver que tiene cualidades y deseos de figurar. Tiene valor, y sabe correr la mano y es variado en su quehacer taurino, tanto de capa como de muleta. El tapatío no se amilanó y tuvo buenos momentos a pesar de que el novillo estuvo por arriba de él y en el que cerró plaza no había nada qué hacer, pues es difícil sacar agua de una piedra. Causó buena impresión.