América

América vivió un déjà vu en el Mundial de Clubes

Mexico, 2016-12-19 09:59:19 | Miguel Ángel Mujica

Foto: AFP

 

En muchos lados se dice que la historia está para repetirse…

Lo que le sucedió al América en el Mundial de Clubes no es más que un reflejo de lo que sucedió hace 10 años.

Las Águilas arribaron como el mejor de la Concacaf con un equipo que tenía referentes como Cuauhtémoc Blanco, Salvador Cabañas, Claudio López y Guillermo Ochoa.

Curiosamente el inicio fue idéntico al de la competencia recién finalizada. El ave abrió su participación contra el Jeonbuk Hyundai Motors. En aquella ocasión, los coreanos hicieron un juego más reñido, con mucha lucha en medio campo y varios roces en las últimas zonas. Al final América se llevó el triunfo con anotación de Ricardo el “Cuevo” Rojas.

El clímax llegó ante uno de los gigantes de España y campeón de la UEFA Champions League.

En ese entonces no se conocía el poderío y dominio que el Barcelona tendría unos años después. Los nombres de Andrés Iniesta y Xavi Hernández eran arropados por hombres ya forjados como Deco y Rafael Márquez. Los altos números que los españoles portaban solamente denotaron su juventud.

También puedes leer: ¡Una final de la patada!

Diferente fue la forma en la que las Águilas afrontaron el choque. El azulcrema soportó el primer tiempo con el Real Madrid hace unos días, pero con el Barça todo fue distinto. Eidur Gudjohnsen abrió la zaga amarilla al 11. Rafa Márquez alargó todo al 30. Ronaldinho hizo magia al 65 y Deco cerró la cuenta al 85. Apabullante 4-0 que mató las esperanzas cremas.

El tercer lugar, como sucedió el domingo, tampoco fue para los de Coapa. Ante el egipcio Al-Ahly, América sucumbió. Doblete de Mohamed Aboutrika empañó la anotación de Chava Cabañas.

Los cremas se retiraron igual que el domingo. Como cuarto lugar y con muchas dudas. La diferencia es que en aquel año el título de la Liga MX fue para su odiado rival, el Guadalajara.

América puede cambiar la historia, o como hace 10 años, quedarse con las manos vacías.