La historia de un teléfono descompuesto

Mexico, 2014-10-01 09:48:02 | Fernando Schwartz

UNO más al baúl de los recuerdos. Desde Néstor de la Torre e Ivar Sisniega, que comenzaron la aventura, hasta Juan Francisco Palencia, el desfile directivo de Chivas parece ser ya un hobby no duradero y de cambios de dirección a raíz de la falta de empatía entre los elegidos, el proyecto de trabajo y el teléfono descompuesto que se crea cuando rinden cuentas a Angélica y Jorge Vergara.

El asunto es que toda esta deshilachada hilera tiene a Chivas en las puertas del abismo llamado División de Ascenso y sobre todo en una caída libre que pareciera no tener fin. Y si no, vean el teléfono descompuesto con declaraciones de los mismos.

PALENCIA: “Yo me encargo del primer equipo: jugadores, director técnico, futbol base… Rafa es un apoyo que tenemos, cosas administrativas”,

PUENTE: “En este momento, ante la situación que vivimos, necesitamos un equipo sólido que nos ayude a recuperar la grandeza y que arrope a los jóvenes. No vamos a atentar contra la filosofía de Chivas, que se encarga de forjar futbolistas y proveer y ser abastecedor de Selecciones Nacionales, hoy se cuestiona porqué tristemente no hay ningún jugador de Chivas en la Selección de Miguel Herrera, pero sí hay seis que fueron formados en Chivas. En este momento necesitamos gente importante y que arrope a los jóvenes”.

PALENCIA: “No hay diferencias con Rafa. Llevamos una relación profesional dentro del equipo. La verdad no sé de dónde viene el rumor”.

PUENTE: “Hay conciencia de los resultados que no hemos conseguido en lo presupuestado. Hay preocupación y ocupación para corregir los detalles para la suma. Esto solamente con trabajo, crítica, retroalimentación y unión de grupo. Llegamos mejor, no lo óptimo, la definición no es la esperada”.

PALENCIA: “Hay ocupación en el tema del descenso, estamos bien metidos. No estamos tranquilos, primero queremos calificar. Hay distracciones dentro del equipo, pero estamos trabajando con Jorge (Vergara) para solucionarlo”.

PUENTE: “Vergara decidirá el futuro de Bustos”.

PALENCIA: “Yo dije que algún día iba dirigir, es algo que no voy a esconder. No tengo prisa por dirigir, ahora estoy por el bien común de Chivas”.

PUENTE: “Tengan la certeza de que desde arriba, con Jorge Vergara, hasta abajo, daremos la vida por el club. Pronto les daremos alegrías”.

PALENCIA: “En esto hay diferencias de opinión y he decidido hacerme a un lado. Tomé la medida después del resultado contra Puebla, me reuní con Jorge y el Consejo, les dije que era lo mejor”.

PUENTE: “Hay cosas que se hacen muy bien en este club. Hay que tener clara la filosofía y no atentar contra ella. El pasado reciente obliga a los aficionados a desesperarse. Vamos a buscar ganar siempre, pero respetando la ideología”.

PALENCIA: “Creo que lo más importante es que al equipo le vaya bien, es momento de dedicarme a mis proyectos profesionales, a mi proyecto como director técnico. Quiero dedicarme realmente a lo que me gusta, que es la cancha, estar con los chicos en una carrera de director técnico”.

Así o más claro cómo en un lapso no mayor a los 30 días llegó el intercambio de opiniones que dan un lugar importante a este teléfono descompuesto del cual les estamos hablando y que a final de cuentas ha llegado por armar todo un San Quintín alrededor del chiverío que está enfermo de falta de gol, que no tiene ni pies ni cabeza y que además no encuentra un rumbo que puede agravarse más este jueves y domingo frente a dos que están peleando arriba, como Toluca y Atlas. Creo que el teléfono descompuesto por sí solo deja en claro lo que está sucediendo en Chivas.