Jémez ha caído bien en la Noria, pero requiere resultados

 

La figura de Paco Jémez ha caído bien entre la afición del Cruz Azul, de esos seguidores que han sido tan vapuleados por la falta de títulos, de parte de una institución cuya grandeza ha quedado en anécdota. Pero en medio de este discurso sin promesas falsas, apegado a lo que ha visto en su plantilla y el futbol mexicano, la realidad marca que de los cuatro encuentros disputados ha ganado uno, perdido dos y empatado uno.

Con el español en el banquillo, La Máquina ha entrado en el terreno de comenzar a jugar mejor de lo que lo hacía con el entrenador anterior, pero sin poder plasmarlo. Ese es el paso inmediato para Jémez, quien tiene una buena plantilla en cuanto a los nombres de los futbolistas que la forman.

Y hay que decirlo, ese paso que le falta puede ser el más difícil de dar, sin que las críticas no le caigan encima, mientras continúa en el intento. En un vocabulario más común, se puede decir que es un técnico “tribunero”, que ahora debe olvidarse de los árbitros y de todo lo que no tenga que ver con aceitar a este cuadro.

También puedes leer: Borgetti advierte que México se quedará sin delanteros

A Jémez se reconoce como un técnico “echado para adelante”, sin que esto sea un referente de títulos dentro de su historial. En lo que va del certamen se ha visto a un Cruz Azul que cuando tiene el balón va hacia adelante, trata de utilizar las bandas y busca que su gente de mediocampo se sume a labores ofensivas.

Pero ¿qué pasa en zona de seguridad? El conjunto del español deja espacios que han sido aprovechados por sus últimos dos rivales: Pumas y Monterrey, que le han hecho daño incluso en su primera incursión sobre la meta de José de Jesús Corona.

En números, la cantidad de balones recuperados por parte del cuadro celeste en relación a las derrotas es menos. Cuando pelean el esférico han recuperado en 69 ocasiones y lo han perdido en 97. Sin embargo, lo preocupante podría ser que, sin presión del rival, se han desprendido del balón 95 veces por 56 recuperaciones. Es decir, han cometido errores con la pelota muy puntuales que no les permiten encontrar equilibrio.

Si a eso se le suma que han sido poco contundentes, la desconfianza que se puede generar entre sus futbolistas apunta a los números que tienen ahora. Porque ante los Pumas, en la jornada dos, no jugaron mal, incluso con un hombre menos. Pero fallaron dos oportunidades muy claras sobre la meta de Palacios. Después, ante los Rayados, tuvieron un par de opciones antes del penalti en contra, y lo mismo.

También puedes leer: América tiene en puerta un auténtico febrero loco

De cara a la portería rival ha realizado 41 intentos, de los cuales ocho han sido a portería, tres han terminado en gol y 33 han sido desviados. En otras palabras, para anotar, los celestes necesitan producir casi 14 intentos (13.7) sobre la meta rival, estadísticas que no van con la plantilla que tiene.

Ese tipo de cosas son las que tendrá que acomodar Jémez, quien por ahora y sin números favorables en la afectividad –aunque hay que decir que esto recién inicia–, goza de cierta credibilidad con la afición cementera. Para que esa renta con los aficionados se mantenga necesita triunfos y de eso está consciente.

 

Cabecita Rodriguez se lesiona, no volverá en 10 días

El charrúa se perderá los duelos ante Rayados y Querétaro

Cruz Azul recupera a Cabecita Rodríguez y a sus mejores armas para la Concachampions

La Máquina también podrá contar con Yotún, Angulo y Otero para enfrentar a Rayados

No demeritamos al rival: Juan Reynoso

El técnico mostró su enfado por el resultado ante los Bravos y, sobre todo, porque fueron esos dos errores los que terminaron condenando a La Máquina

Cruz Azul se descarriló ante los Bravos de Juárez

La Máquina extrañó todo su talento de selección, descarriló de fea forma en la Frontera y llegará con el peor de los ánimos a la semifinal de vuelta de Concacaf del próximo jueves ante Rayados

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS