Santa Cruz recupera su título tras derrotar a Frampton

Mexico, 2017-01-29 00:19:29 | Notimex

Foto: AP

El mexicano Leo Santa Cruz tomó desquite y venció por decisión mayoritaria al norirlandés Carl Frampton, para recuperar el título de supercampeón pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

En el pleito estelar de la velada en el MGM Grand de Las Vegas, Santa Cruz se impuso con tarjetas de 114-114, 115-113 y 115-113, para quedarse con el triunfo y también con el cetro Diamante del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Sin round de estudio, Santa Cruz, quien había prometido más inteligencia luego de su derrota en julio pasado, se fue encima de Frampton desde el inicio ante un lleno en el inmueble, donde los aficionados del europeo no dejaron de cantar.

El mexicano (33-1-1, 18 KOs) aprovechó su mayor distancia y conectó a Frampton, quien recibió fuertes impactos y buscó con bombazos hacer daño a Leo, en una batalla donde ambos gozaron de buenos momentos.

También puedes leer: “Alacrán” Berchelt “picó” y noqueó al “Bandido” Vargas

Con ligera ventaja para el mexicano, Frampton (23-1, 14 KOs) apretó pasada la primera mitad de una pelea sin tregua, aunque recibía castigo a las zonas blandas.

Obligados a hacer algo que nivelara la balanza a su favor en una pelea muy igualada, los ganchos y volados a la cabeza fueron constantes, el nocaut no llegó y debieron irse a las tarjetas, donde el triunfo fue para Santa Cruz, quien no descartó completar la trilogía con el norirlandés.

En tanto, el mexicano-estadounidense Mikey García se convirtió en tricampeón mundial tras noquear en el tercer asalto al montenegrino Dejan Zlaticanin, quien cayó fulminado a los 2:21 minutos para despedirse del título ligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Desde el inicio García fue mejor, pero en la parte final del tercer asalto conectó un upper que dejó en malas condiciones al montenegrino, al que remató con un potente derechazo al rostro para su triunfo, además de quitarle el invicto.

García, quien mejoró a 36-0, 30 por la vía rápida, se mostró preocupado por la salud de su rival (22-1, 15 KOs), a quien al final reportaron en buen estado pese a la fulminante caída que sufrió.