Irina Baeva, rusita aventurada

 

Hace cuatro años, Irina Baeva dejó su natal Rusia para estudiar actuación en la Ciudad de México; su esfuerzo rindió frutos al obtener un protagónico (en la telenovela “Vino el amor”) que, a pesar de haberle dado un giro de 360 grados a su vida, no ha modificado su esencia auténtica y sincera.

Ahora, la hermosa rusita engalana las páginas de la revista Open, de la cual es portada de febrero. Y en una amplia entrevista, hace interesantes revelaciones.

IRINA BAEVA 1 OPEN

¿En qué momento decidiste que querías actuar?

“Desde que estaba en la secundaria le contaba a una amiga que me llamaba la atención todo lo que ocurre en el backstage, me acuerdo que veía una novela rusa y en una ocasión pasaron un programa sobre cómo se hacía; me sorprendió ver que lo que creías que era una recámara se trataba en realidad de un foro y los departamentos eran sets. Fue ahí cuando le comenté a mis papás que quería entrar a estudiar actuación, pero me aconsejaron elegir algo más serio, así que escogí el periodismo, sin quitarme la espinita de querer actuar. Cuando entré al CEA de Televisa me di cuenta de que fue súper acertado”.

quien dijo que el domingo se descansa? ?? #proximamente

Una foto publicada por Irina Baeva (@irinabaeva) el

“Aprendí sola, sin tener la intención de estudiar algún idioma en especial; tenía un libro donde comencé a ver cosas básicas y afortunadamente, el español se pronuncia como se escribe; sin embargo, tenía que escuchar cómo se hablaba porque no tenía un maestro, así que empecé a ver novelas para escucharlo. La primera fue ‘Rebelde’, recuerdo que del primer capítulo sólo entendí las palabras ‘escuela’ y ‘mamá’; vi los primeros 17 capítulos con subtítulos en ruso y para continuar tuve que aprender español. Cuando llegué al capítulo 100, ya sabía muchísimo más, así que cuando llegué a México entendía perfecto todo lo que me decían, me sirvió mucho”.

 

-¿México resultó como lo imaginabas?

“Yo conocía México por lo que veía en las telenovelas, platicaba con una maestra que me decía que no era lo que vemos en pantalla con gente usando tacones y vestidos en cualquier día. Cuando llegué por primera vez, me gustó lo que vi, pero sí fue distinto a lo que me imaginaba por las referencias que tenía previamente. Me sentía muy lejos de casa, extrañaba a mi familia y nadie hablaba mi idioma, pero después me acostumbré, Hoy puedo decir que me encanta”.

IRINA-BAEVA-2-OPEN

-¿Qué extrañas más de Rusia?

“A mi familia y la comida de mi mamá, otra cosa que ocurre allá es que cada quien vive en su mundo y no tienden a creer que estás enojada si estás callada en algún momento; aquí son tan cálidos que cuando te ven en silencio se preocupan por ti y te preguntan qué tienes de forma linda”.

 

La brasileña Thalita, lista para el Moto Fashion

Gisela Pineda, modelo de mujer

Theresa Goddard, una niña buena

La venezolana Aimé, "Miss perfección"

NEWSLETTER ESTO
NOTICIAS
<