Adiós, “Travieso”; Jhonny lo aplastó en 11 rounds

Mexico, 2014-10-05 10:02:23 | Redacción ESTO

POR ERNESTO CASTELLANOS
ENVIADO ESPECIAL

LOS MOCHIS, Sin.- No hubo final feliz para la carrera del héroe local Jorge “Travieso” Arce. Su verdugo, el capitalino Jhonny González, realmente no quiso castigarlo de más y, con cierto “tiento” a la hora de soltar sus cañonazos -sólo “lo necesario”, para impedir una posible sublevación del veterano guerrero-, navegó hacia una victoria sin sobresaltos, por nocaut técnico en 11 rounds, cuando el réferi estadounidense John Callas se interpuso para marcar la detención del encuentro.
Fue anunciado como una guerra civil, que no resultó tal por la superior técnica y mayor estatura del campeón. Así, Johnny, de 31 años, defendió con éxito su corona pluma del Consejo Mundial de Boxeo en el pleito estelar de una cartelera de Promociones del Pueblo y Zanfer Promotions, ante un lleno total en el Centro de Usos Múltiples (CUM).
A lo largo del combate, González mandó tres veces a la lona al “Travieso”, de 35 años.
En el episodio 11 continuaba sometiéndolo, entre la silbatina del público que no entendía que González no se lanzaba a fondo “por respeto” a la gran trayectoria del “Travieso”, y el tercero sobre la superficie decidió intervenir.
El “Travieso” había lanzado a la lona el protector bucal, lo que fue tomado también como señal de que “ya no tenía mucho que ofrecer” en el ring.
El final se produjo a los 2:43 minutos del round 11. González, sin embargo, había enviado a la lona al “Travieso” al final del tercer round y también al final del quinto. En ambas ocasiones, el “Travieso” fue salvado por la campana. También se fue a la lona en el noveno asalto, para sellar una victoria que no dejó espacio a las dudas.
Antes del décimo capítulo, el “Travieso” gritó en su propia esquina “estoy en mi casa, déjenme seguir”, por lo que todavía se le permitió continuar en el cuadrilátero, con todo y que su causa estaba perdido.
De esta forma, termina la carrera de un pentacampeón del mundo que se aferró en la búsqueda de su sexta corona, en un intento estéril que todo mundo preveía, menos él debido a su condición de guerrero indómito.
Jhonny elevó su palmarés a 57-8, 47 nocauts. Arce selló su trayectoria con 64-8, 49 noqueados y dos empates.