Nadal vence con autoridad a Cilic y avanza a la final

Mexico, 2017-03-03 21:28:18 | Jorge Briones

POR JORGE BRIONES

ENVIADO ESPECIAL

ACAPULCO, Gro.- Con el puño en alto y su tradicional brinco, Rafael Nadal celebró eufóricamente su pase arrollador a la final del Abierto Mexicano de Tenis 2017.

Ante el siempre complicado Marin Cilic, el mallorquín resolvió con autoridad su compromiso de semifinales al imponerse con parciales de 6-1 y 6-2 tras una hora y 24 minutos de acción en la Cancha Central del Complejo Deportivo Mextenis.  

Prevenido por el accidente que sufrió Novak Djokovic en la jornada anterior, Nadal no iba a darle espacio a la sorpresa. Rafa mantuvo su estado de forma, que lo tiene en la final sin perder un solo set en el ATP 500 mexicano, y pese a tener enfrente a su primer rival peligroso, el número ocho del mundo salió airoso y se colocó a un paso de su tercer título en Acapulco.

El croata tenía en su servicio a su mejor aliado, pero le dio la espalda cuando más lo necesitaba. Nadal lo iba a neutralizar durante todo el cotejo y desde el fondo de la pista se hizo cargo de su oponente.

El español se adjudicó los cinco primeros ‘games’, donde le quebró el servicio a su rival dos ocasiones, y que se llevó en apenas 32 minutos. Su superioridad sobre la superficie dura era abrumadora. El público disfrutó punto por punto, cada derecha de Nadal desató los aplausos del respetable.   

Para el segundo periodo se mantuvo la misma tendencia. Rafa ganó los dos primeros puntos y volvió a encaminar el encuentro a su favor. Jamás se le vio presionado, con un Cilic lejos de dar la campanada ante uno de sus verdugos más recurrentes.

Estos tenistas se han enfrentado en cinco ocasiones durante sus carreras, con marca de 4-1 a favor del español.

Nadal terminó con seis ‘aces’, únicamente tres menos que el croata, pero no cometió dobles faltas y tuvo el 70% de efectividad con su primer servicio.

Fue una noche redonda para el mallorquín que aguarda rival en la lucha por el título en la edición 24 del AMT. (Fotos cortesía: Sergio Rivero)