Los aires del descenso rondan por el Azul

Mexico, 2017-03-04 15:06:48 | Redacción ESTO

Seguramente a la afición del Cruz Azul le incomodará que le digan que el partido que su equipo tendrá este sábado ante los Jaguares es por el no descenso. Pero esa es la realidad de un equipo que se ha rezagado en la suma de puntos de dos años a la fecha, lo que coincide con su ausencia en las últimas cinco Liguillas.

Hoy recibe al plantel dirigido por Sergio Bueno, quien hace cosa de un año era el técnico cementero en medio de una turbulencia que hoy hereda Paco Jémez. Ser estratega de La Máquina se ha convertido en una posición más que incómoda y un constante blanco a las críticas, aunque hay que decir, la mayoría de estas no son gratuitas.

La escuadra cementera inició este torneo en el lugar once de la tabla porcentual y ahora ha bajado hasta el sitio 15 con 113 unidades, mismas que tienen los chiapanecos, que de ganar este fin de semana emparejarían este renglón con los capitalinos.

El entrenador español ha reconocido que duerme poco por la falta de resultados y aunque parece más del discurso con el que intenta convencer a su grupo de mantener la forma, los números son un mazazo a todo su proceso. Este Cruz Azul está cerca del que tiene la peor racha en torneos cortos, lo que no es una flor para su técnico y jugadores.

Después de que ante el América jugó con tres defensores, dos hombres abiertos, dos mediocampistas en la recuperación, un enlace y dos puntas, la duda y la polémica a lo largo de la semana se ha centrado en si repetirá esta formación –que para muchos fue una improvisada que no dio resultado–, o regresará a lo que había mostrado desde que llegó a esta institución, que aún le muestra confianza.

La constante en este campeonato de los azules es la falta de gol. Porque mantienen su promedio de llegadas por partido, son de los clubes que más posesión y pases realizan durante los juegos, sin que estas estadísticas a favor se vean reflejadas en los marcadores. Frustración total para jugadores y cuerpo técnico, quienes ya no gozan de la entera confianza de una afición que cuando parece que no puede quedar más sorprendida, les viene con sorpresas.

Del otro lado, los Jaguares de Bueno son tan efectivos como se les presentan los duelos. Capaces de una voltereta como la que lograron el domingo pasado ante las Chivas, pero tan dispuestos a los errores como cuando perdieron en casa frente al Morelia, en un duelo también de los directos en esta lucha por la permanencia.

Los chiapanecos tampoco son un cuadro goleador, pero se las han arreglado para obtener sus anotaciones en momentos clave de los partidos en los que han obtenido el triunfo. No contarán con una pieza importante como Jonathan Fabbro, por fractura de nariz ante el Guadalajara, pero su técnico puede encontrar al substituto perfecto entre los otros 38 elementos que integran esta plantilla.

Como visitantes, los felinos han ganado uno y perdido tres. De hecho, no han empatado en lo que va del torneo y una victoria esta tarde sería un paso más a la permanencia, al ya involucrar en esta batalla a otro equipo que hasta hace unos meses no aparecía en la lista. Juego de alto riesgo para el Cruz Azul y no por lo que suceda en las tribunas, sino porque una derrota los condiciona aún más en esta que es una de las peores etapas de un club que no parece conocer el fondo.