"Zotoluco" y Arturo Macías se reparten triunfo en la Plaza Vicente Segura

Mexico, 2014-10-05 23:41:45 | Redacción ESTO

Pachuca, Hgo., 5 Oct. (Notimex).- El capitalino Eulalio López “Zotoluco” y el aguascalentense Arturo Macías se repartieron hoy el triunfo en la primera corrida de la Feria de San Francisco 2014 en la Plaza Vicente Segura, al cortar dos orejas cada uno.

“Zotoluco” y Macías compartieron ruedo con la rejoneadora capitalina Mónica Serrano, quien no pudo lidiar a su único rival, luego de sufrir una fractura en la nariz, tras una caída durante su monta, y con el también distritense Juan Luis Silis.

Se lidiaron, en este primer festejo de la Feria de Pachuca, siete toros de la dehesa de San Miguel de Mimiahuápam, todos con una buena presencia y con un juego bastante variado e irregular.

Eulalio López “Zotoluco” logró una primera faena bien estructurada y templada, ante un toro de escaso juego y al que obligó a embestir con base en su amplia experiencia como matador.

Luego de hilvanar un trasteo meritorio, Eulalio López mató con un certero espadazo que le valió para cortar una oreja y tener una fuerte petición de la segunda, la cual le fue negada por la autoridad.

Con su segundo rival, el experimentado diestro de Azcapotzalco logró otra faena llena de detalles y torería, con tandas bien rematadas y con un mando total sobre su noble enemigo. Luego de lucir, dejó otro espadazo para cortar una merecida oreja.

Arturo Macías poco pudo hacer con su primer toro, el cual resultó sin gas ni emotividad, de ahí que el hidrocálido tuvo que abreviar para terminar con una merecida ovación por su voluntad y entrega.

En su segundo turno, el “Cejas” Macías mejoró en los tres tercios, hasta lograr una emotiva y dramática faena, en la que el toro le dio un puntazo en el escroto, el cual por fortuna no le evitó concluir con su labor dentro del ruedo.

Herido y con el lógico dolor por el puntazo, Macías terminó su labor de forma aseada y lucida, con un espadazo certero que le valió para cortar las dos orejas, antes de irse a la enfermería donde fue atendido de la cornada.

Juan Luis Silis regresó a esta plaza hidalguense en la que hace ya un año sufrió el grave percance que lo puso en peligro de muerte, y lo hizo de forma digna y valiente ante un lote nada propicio para el éxito y el lucimiento.

Con su primer toro, se mostró batallador y voluntarioso para escuchar una ovación, mientras con su segundo estuvo digno y valiente, para llevarse al final las palmas del público.

La jinete Mónica Serrano no pudo lidiar a su único rival, al sufrir la fractura de nariz, tras la caída que le provocó el ejemplar. Fue trasladada a la Ciudad de México para ser operada.