Paola Longoria, monarca en el Abierto de New Jersey

Mexico, 2017-03-05 18:03:09 | Redacción ESTO

POR ROBERTO F. MIRABAL CHESSAL

Con el pie derecho inició el año Paola Longoria al adjudicarse los títulos de singles y dobles en el New Jersey Open, octava fecha del tour profesional de la LPRT, al reanudarse la temporada 2016-2017 en la ciudad de Wade, Estados Unidos.

Esta corona representó el séptimo título de la presente campaña para la potosina y con las cuatro victorias que sumó en singles, llegó a 183 juegos consecutivos sin derrota, siendo su título 80, con lo que se reafirma como número uno del mundo, restando tres fechas por culminar la actual temporada.

Tal como lo informamos de manera oportuna, Paola Longoria, de México, disputó la final contra Cristina Amaya, de Colombia, siendo un partido que dominó de principio a fin la mejor del orbe que derrochó rapidez, tiros impecables y sobre todo contundencia, por lo que la cafetalera poco pudo hacer.

Así, el partido final se definió en tres sets corridos, con parciales de 11-4, 11-2 y 11-4, en menos de una hora de acción.

Ante el aplauso de los presentes, que llenaron los alrededores de la cancha techada del The Raquet Club, Longoria López festejó la victoria que le dio su séptimo título de la temporada, para después fundirse en un abrazo con su coach Fran Davis, y hacer lo mismo con sus papás Leticia José, sellando el exitoso torneo con cuatro victorias sin perder ningún set.

SE AGENCIA EL DOBLE

Media hora después, volvió a la cancha la número uno del mundo para jugar la final de dobles, haciendo pareja con Gabriela Martínez, de Guatemala, en ausencia de la regia Samantha Salas Solís.

Sin mostrar cansancio, la mexicana motivada a tope, se acopló bien con la guatemalteca y aunque pasaron momentos de apremió en el primer set ante las estadounidenses Rhonda Rajsich y Sheryl Lotts, sumaron los puntos importantes para agenciarse el triunfo y la corona en sets corridos, 15-11 y 15-3.

El próximo torneo del Tour LPRT, la novena fecha, es del 21 al 23 de abril en San Antonio, Texas, denominado “La Batalla del Álamo”.