Sin materia prima, Juan Hernández comienza ciclo olímpico

Mexico, 2017-03-09 18:45:48 | Redacción ESTO

POR HÉCTOR REYES

Al entrenador Juan Hernández sólo tiene dentro de su equipo a José Leyver Ojeda y Luis Bustamante, representantes de las Fuerzas Armadas, para este ciclo olímpico que arranca en Monterrey, Nuevo León, dentro del Circuito Internacional de Caminata en Memoria de Jerzy Hausleber, en los 50 kilómetros, el 19 de marzo.

A raíz de la salida de la subcampeona olímpica Guadalupe González y de otras integrantes que no soportaron la férrea disciplina incluidos el mismo Ojeda y Bustamante, se reconciliaron y acordaron seguir al pie de la letra el programa del profesor para escalar de nivel rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Ambos atletas están en la parte final de sus carreras deportivas, José Leyver, con una experiencia de dos Juegos Olímpicos, presente en Londres 2012 y en Río 2016, pero no ha podido coronar ese esfuerzo con una medalla olímpica. Comenzaron en septiembre del año pasado la preparación física, ya están libres de lesiones y su verdadero potencial se verá a partir del año próximo con mejores marcas personales.

“Pensamos llevarlos a Tokio, porque mi proyecto está encaminado a ese objetivo. Ellos ya son grandes, serán sus últimos Juegos, pero están trabajando ahora sí, como nunca, se adaptaron otra vez a mi disciplina de trabajo, cómo debe de ser, aquí no hay de que mañana si o no voy. Conmigo trabajan diario o no se quedan en el equipo y hasta ahora no han fallado”. Horacio Olivares abandonó el barco debido a problemas personales.

Graciela Mendoza, su auxiliar, trabaja con cuatro talentos, pero apenas tienen de 16 a 18 años, pero no atletas más hechos que pudieran pelear lugares en la selección nacional, “y no podemos cargarles el trabajo como debe de ser porque están en pleno desarrollo, son estudiantes y no hay tiempo suficiente”.

El profesor Hernández en tres años hizo a Guadalupe González, quien le dio la gratificación de su primera medalla olímpica y ahora abrió las puertas de su equipo, con jóvenes dispuestos al sacrificio.

“Estoy dispuesto a trabajar con quien llegue conmigo, nada más que tendría que disciplinarse, porque soy muy difícil; se trabaja porque se trabaja para eso estoy aquí, para guiar a los que quieran ingresar a mi grupo”.

Los únicos requisitos son que los jóvenes tengan ganas y tiempo, porque ese es el gran problema de la caminata en México, no todos trabajan al 100%, unos medianamente al 50 y otros al 70, pero el deporte no solo es trabajar una o dos horas al día, solamente