Joselito Velázquez satisfecho con su victoria

Mexico, 2017-03-11 14:35:56 | Notimex

Foto: Notimex

Aunque le costó un poco por la altura de la Ciudad de México, el boxeador Joselito Velázquez se mostró satisfecho con su actuación en la Carpa Astros, listo para tomar un merecido descanso antes de volver al trabajo en California, Estados Unidos.

“La altura nos iba costando un poco más, por eso estábamos boxeando con inteligencia y a partir del tercero  salimos un poco a quitarnos golpes, aguantarlo un poco, sin dejar de soltar golpes contundentes”, dijo.

La víspera, en el escenario de la Ciudad de México, Joselito venció a Diego Armando Guerrero por nocaut técnico, a los dos minutos del tercer asalto en peso mosca, por lo que se encuentra contento por lo mostrado.

“Son rivales que te exigen y aguantan, que presionan, no es en vano los metros que tiene de altura de la ciudad de México, pero gracias al trabajo que hicimos en California salimos adelante”, comentó, consciente que hay muchas cosas por aprender luego de apenas dos peleas en el terreno de paga.

“Siempre se tiene que aprender, la defensa, trabajar, exigir ser más agresivo, prepararse al 100 en cada entrenamiento”, añadió el pugilista nacido en Oaxaca.

Aunque expresó que se siente un poco frustrado por no liquidar la batalla antes, pero agradecido con los consejos en su esquina.

Aunque su carrera profesional apenas empieza, dejó en claro que está muy motivado por el equipo a su alrededor, desde su manejador Frank Espinoza, el entrenador Manuel Robles y campeones mundiales como Óscar Valdez y Jessie Magdaleno como sus compañeros en el gimnaso.

Me he acoplado bastante bien con ‘Manny’, siempre he dicho que para mí es motivación trabajar en un equipo tan positivo y victorioso con Jessie, Óscar, ahora se acaba de integrar Raúl Curiel, somos un equipo grande y bastante bueno”, comentó.

En espera de noticias de parte de Frank Espinoza y de la promotora “Teiken”, espera pelear cuatro o cinco veces en el año, pero mientras tomará unos días de descanso en su casa, en Cancún, antes de volver al trabajo y seguir con su sueño de ser campeón mundial.