La de los árbitros, una rebelión anunciada

Mexico, 2017-03-11 18:44:58 | Redacción ESTO

Tal vez fueron muchas situaciones que los silbantes cargaban de tiempo atrás, o simplemente la mecha se prendió ante la menor provocación, pero la cuestión es que el parón de la Jornada 10 de la Liga Mx, debido a la negativa de pitar por parte de los de negro, tiene antecedentes distantes y cercanos.

El hecho de que siempre estén en la lupa de todo lo que sucede en el futbol, además de las críticas arteras que esto conlleva, ha minado en el seno de los silbantes, quienes ya no pudieron soportar también tantas groserías  por parte de jugadores, técnicos y directivos, quienes sin chistar les hacían corte de manga, los encaraban, les acusaban de ser responsables de los malos resultados y lo último, los agredieron.

Al ser los menos protegidos en el futbol, pero a la vez más unidos en el futbol (acordémonos del caso Codesal, donde se lo quitaron de encima), los árbitros han impuesto un antecedente en el futbol mexicano, el hacer que la Liga parara este fin de semana.

Aunque como mencionamos, en múltiples ocasiones en tomas de televisión se ha visto cómo los jugadores han reclamado de forma poco amable a los silbantes en los encuentros de futbol, tras varios antecedentes de indisciplina dentro y en las tribunas, los nazarenos no aguantaron y pusieron el dedo en la llaga, algo, que por otra parte, les puede traer consecuencias, como el prescindir de sus servicios.

También puedes leer: Directivos se reunirán este domingo ante crisis arbitral

Tras la gresca en las tribunas del Luis “Pirata” Fuente y las arteras entradas de Sambueza a Isaac Brizuela, la lesión del “Chucky” Lozano” por parte de Michael Orozco, y la “accidental” jugada de Andrés “Rifle” Andrade sobre Renato Ibarra, la semilla del inconformismo empezó a reinar en los silbantes, ya que se ventiló, había cosas que no coincidían entre los reportado y lo estipulado en las cédulas, sobre estas acciones.

Por lo que el miércoles, después de los juegos Toluca vs. Morelia y Tijuana vs. América todo se detonó, ya que mientras Miguel Ángel Flores y Fernando Hernández, respectivamente había estipulado algo en su reporte que habían sido agredidos e insultados Por Enrique Triverio y Pablo Aguilar, simplemente se le bajó el tono en la cédula arbitral para no perjudicar a los agresores.

Esto, obviamente fue ventilado por los silbantes, quienes de inmediato lanzaron la amenaza de que si no se les respetaba lo reportado originalmente y sancionaban de manera ejemplar a ambos jugadores, de Toluca y América (un año, según el reglamento), se irían a huelga.

Tal vez nadie creyó que lo harían efectivo, pero después de dar a conocer las sanciones a ambos elementos (8 juegos a Triverio y 10 a Pablo Aguilar), todo se revolucionó y el de negro, Luis Enrique Santander, quien estaba puesto para pitar el inicio de la Jornada 10, recibió una llamada con el pulgar abajo e indicándole que no debía presentarse en el centro de la cancha del Luis “Pirata” Fuente.

La Federación Mexicana y la Liga MX fueron sorprendidas y ahora se espera una segunda sacudida, pues cuando Decio de María pedía “respeto”, todos estaban con los cuchillos a la espalda, y al menor movimiento, todos lo podrán utilizar. Lo que empezó como una llamada de atención, se ha convertido en una pesadilla.