Golovkin mostró vulnerabilidad en su combate

Mexico, 2017-03-20 10:31:30 | AP

Foto: AP

Exhausto como nunca antes se había sentido en el tinglado, Gennady Golovkin a duras penas podía levantar su colección de cinturones mundiales. Su favorito, el nocaut, no estuvo presente en esta ocasión.

Danny Jacobs consideró que los títulos debían estar en sus manos.

Golovkin doblegó a Jacobs en una soberbia defensa de su título del peso mediano, el sábado en el Madison Square Garden.

Ambos boxeadores son especialistas en noquear a sus rivales, aunque esta vez no llegaron a tanto. Fue la primera vez que GGG no logró un nocaut en 24 peleas y también su primer combate a 12 asaltos. El kazajo ganó 115-112 en las tarjetas de dos jueces y 114-113 en la del otro. La AP anotó 114-113 a favor de Golovkin.

También puedes leer: Golovkin derrota a un Jacobs aguerrido

En el combate más duro de su estelar carrera, Golovkin la pasó mal contra el estilo de Daniel Jacobs, que se cambiaba a la guardia zurda. Pero una serie de potentes derechazos durante toda la pelea fueron suficientes para mantenerse con foja inmaculada de 37-0, 33 por nocaut.

Foto: AP

“Daniel hizo un muy buen trabajo”, dijo Golovkin. “Daniel es mi boxeador favorito. No pude destruirlo”.

Y no lo hizo, a diferencia de otros muchos oponentes que sintieron la furia de Triple G.

“Pensé que iba a ganar por al menos dos asaltos”, dijo Jacobs, apodado Miracle Man tras ganar 10 peleas consecutivas luego de un cáncer de huesos en 2011 y 2012. “Sentí que tenía que ganar el duodécimo asalto para estar seguro”.

Lo ganó en dos de las tres tarjetas, pero no fue suficiente quizás porque fue derribado en el cuarto asalto, lo que dio a Golovkin un 10-8 en las tres puntuaciones.

También puedes leer: “Chocolatito” pierde su invicto por polémica; Cuadras triunfa

Sin embargo, en el Madison Square Garden donde resonaron los cánticos de “Triple G” o “JACOBS“, nadie estuvo seguro del resultado hasta el último golpe.

Jacobs tiene un registro de 32-2. Golovkin retiene todos sus títulos -del CMB, la FIB y la AMB; ésta lo tiene como súper campeón- y arrebató a Jacobs el de campeón regular de la AMB.

El futuro para Golovkin podría ser un combate con Saúl “Canelo” Álvarez si el mexicano se impone a su compatriota Julio César Chávez Jr. en junio.

Foto: AP

TALLA MAYOR

Desde la Redacción de ESTO consideramos que sí influyó el mayor tamaño y peso de Jacobs, apodado Hombre Milagroso, quien se negó a ejecutar el segundo pesaje que exige la FIB en la mañana del combate porque es obvio que rebasaría el 10 por ciento de aumento, que es lo máximo permitido sobre el día anterior de acuerdo con las reglas de ese organismo.

En las semanas previas los prepesajes de un mes y una semana del Consejo Mundial de Boxeo, que reconoce a Triple G como soberano absoluto de las 160 libras, permitieron conocer que el norteamericano marcaba más libras que el rubio kazajo.

Pero no solo fue ser más grande físicamente.

Foto: AP

Jacobs estudió muy bien el estilo de Golovkin y le dio movimientos laterales desde sus cambios de guardia derecha a zurda, y además fue el agresor en distintos momentos apoyado en un fuerte jab. Esa planteamiento hizo que Gennady errara muchos de sus disparos y que aceptar otro tanto contra su humanidad para convertir la contienda en algo muy cerrada, al grado de que una fuerte cantidad de conocedores vieron ganar a Danny.

También puedes leer: ¡Qué joya! Diamante Azul se llevó la gloria ante Pierroth

Una vez más se comprueba que en ring no existe enemigo pequeño.

El británico Kell “The Special One” Brook había mostrado cirta vulnerabilidad al salir con una enorme determinación y golpear a un sorprendido Golovkin desde diferentes ángulos. Su error fue no moverse lo suficiente, además de que su estatura era menor a la del héroe de Kazajistán, que terminó por noquearlo técnicamente en el quinto episodio para quedarse con la faja de peso mediano de la FIB que el inglés puso en juego.

Esta contienda tuvo efecto el 10 de septiembre de 2016 en la 02 Arena de Londres y fue la salida más reciente que tuvo Golovkin antes de su exigente combate contra Jacobs