Gerardo Adame recibe el alta médica tras cornada

Mexico, 2017-03-30 00:24:16 | Redacción ESTO

POR MARYSOL FRAGOSO

El diestro Gerardo Adame fue autorizado al medio día de este miércoles, por el doctor Rafael Vázquez Bayod para salir del hospital donde fue atendido desde el pasado domingo 26 de marzo de dos extensas cornadas, que sufrió en los muslos mientras toreaba en la Plaza México.

Como se recordará, el torero hidrocálido tiene una herida en el muslo derecho de 25 centímetros de extensión, así como otra en el muslo izquierdo, con dos trayectorias, a saber de 35 y 20 centímetros de extensión.

También puedes leer: Santi González cae en el Challenger de León

Vázquez Bayod, Jefe de los Servicios Médicos del coso capitalino, señaló que la evolución del torero ha sido muy favorable, toda vez que el martes le retiró los drenajes y lo puso a caminar. Además señaló que ya pudo realizar una caminata larga y una sesión de ejercicios muy leves, por ello, le ha dado su venia para que abandonara la clínica, sin embargo, deberá esperar entre tres y cuatro semanas para volver a entrenar.

De momento, el torero no perderá ningún contrato, ya que espera estar listo para cumplir las fechas que su administración está preparando para avanzado el mes de abril.

ROMERO MEJORA

Por otra parte, el matador zacatecano Antonio Romero continúa su recuperación en el domicilio de un familiar en la Ciudad de México, toda vez que debido a la tremenda lesión de colon que sufrió por cornada el pasado domingo 19 del presente. El médico dijo que deberá pasar a revisiones frecuentes antes que se le autorice viajar a su domicilio en Zacatecas.

También puedes leer: Esgrimistas mexicanos continúan con actividad en Gran Prix

Rafael Vázquez Bayod ha enfrentado esos dos casos de gravedad en una semana, no obstante, los califica como: “casos muy interesantes, especialmente el de (Antonio) Romero, ya que por fortuna se reporta como exitoso de manera absoluta. Hemos tenido anteriormente antecedentes de casos similares tanto en México como en España que han tenido otro tipo de desenlaces, debido a la zona donde se produce la cornada y por la fuerza de impacto que provoca el toro.