Anna Bader cumple un sueño al llegar a México

Mexico, 2014-10-08 09:17:04 | Redacción ESTO

POR RUBÉN RODRÍGUEZ
FOTOS: ÉRIK ESTRELLA

PARA la alemana Anna Bader estar por primera vez en México tiene un matiz muy especial. Sí, para la clavadista de altura competir en el serial Red Bull Cliff Diving es emular a su madre, Angelika Kiamp, quien compitió en los Juegos Olímpicos de 1968 con el equipo teutón, del Oeste de gimnasia (en ese tiempo Alemania estaba dividida), así que para ella representa cumplir un sueño llegar al lugar donde su progenitora vino a dejar constancia de su clase como deportista.

Ella estará en la final de Red Bull con sede en el cenote Ik-Kil, ubicado a unos kilómetros de la zona arqueológica de Chichen Itza “un escenario impresionante”, asegura la alemana. “Lo veré por primera vez cuando esté allá para competir, pero por las imágenes que nos pasan es extraordinario”, agregó.

Anna habla perfecto español “porque donde estudiaba tenía muchos amigos latinoamericanos, y me gusta el idioma. Estoy feliz de tener la oportunidad de estar acá porque mi madre estuvo aquí en 1968; ella fue gimnasta y aquí cumplió el sueño de su vida, por eso es muy especial para mí estar aquí”.

Hace algunos años en Europa ella era la única mujer que practicaba los clavados de altura, pero ahora son 10 que tienen buen nivel.
“Ik-Kil es un sitio maravilloso, me urge llegar ahí y ver todo el escenario. Creo que va a ser algo súper especial, me imagino que será una jungla en donde saltas de lo oscuro a la luz. Va a ser una gran aventura”.

La teutona está ubicada en la segunda posición del serial, aunque espera llevarse el título en México.

“Espero mantener la posición, pero quiero ser campeona. Las demás chicas tienen clavados difíciles, así que no va a ser fácil. No sé que va a pasar, pero estoy muy contenta de poder participar en esto y en ese lugar. Gracias a Dios que tenemos el permiso de hacer nuestro deporte ahí. Lo tenemos que respetar porque sé que es un lugar sagrado para las personas que viven ahí”.

Bader tiene bases de gimnasia y clavadista en saltos ornamentales, pero su pasión es lanzarse de la altura y caer en el agua, “es como sentirme libre, mover mi cuerpo en el aire para hacer algo elegante es lo que me mueve para estar aquí”.

Anna Bader es dueña de una sonrisa que atrapa a cualquiera y gracias a esto es que ha sido invitada a posar para la revista Play Boy, lo que le agrada porque “me ven como deportista y como mujer y eso me gusta”, concluyó.