América

Diego Lainez, el "Diamante Amarillo" de Coapa

Mexico, 2017-04-06 09:45:46 | Alejandro Alfaro

Foto: Ramon Romero

Primero de marzo. América visitó a Santos en el duelo que definiría su grupo, dentro de la Copa MX. Noche típica de cuadros alternativos para dar descanso a sus estelares. Aquella vez, al minuto 59, Gerson Torres salió del campo. Cedió el lugar a un chico de 16 años que respondía al nombre de Diego Lainez. El joven sorprendió a más de uno. Desparpajo y atrevimiento para jugar ante futbolistas consolidados en Primera División.

Algunas semanas han pasado desde entonces, y ese joven integrante del equipo Sub-17 de las Águilas, hoy se consolida en el primer equipo. Ya debutado en Liga y con un par de partidos iniciados como titular en el Clausura 2017, el “Niño”, como lo llaman algunos de sus compañeros, recibió a ESTO en las instalaciones de Coapa, con tal de revelar cómo ha sido este cambio tan repentino en lo futbolístico y lo personal para él.

“Soy un joven de 16 años, de Villahermosa, Tabasco. Mi papá fue el primero que me dio su confianza para iniciar en esto”, compartió sonriente. “De muy chiquito me dio siempre balones, porque le gustaba mucho el futbol. Él trabajaba allá en un equipo que se llamaba Lagartos y me llevaba a las concentraciones de chico. Me metieron a un plantel de futbol y ahí empecé”, relató al término de la práctica matutina.

Foto: Ramon Romero

El talento de Diego es muy apreciado en Coapa, pero no solamente fue objeto de deseo de los azulcremas, ya que antes de ponerse el plumaje de las Águilas, a las que guarda gratitud y amor, pudo quedarse en Pachuca, junto con su hermano Mauro, aunque él ya tenía definido dónde quería iniciar sus pasos como futbolista.

“Hubo varias invitaciones, pero decidí venir al América. Vine a unas pruebas y me quedé. Me gustó este equipo por los jugadores que tenía cuando yo estaba chiquito. Veía los goles de Cuauhtémoc (Blanco) y Cabañas. Eso me llamó mucho la atención, y cómo jugaba. Desde pequeño le agarré amor a esta camiseta. Toda mi familia es americanista”, contó emocionado.

Al inicio de este semestre, Lainez despuntaba en la Sub-17 americanista. No se imaginaba que para el cierre de la campaña estaría peleando por un boleto a la Liguilla con el primer equipo, mas no ha rehuido a este reto, al contrario, asume con gusto la oportunidad.

“Obviamente uno trabaja para eso (llegar a primera) y es la ilusión, pero la verdad no me imaginaba estar aquí. Entrenaba y jugaba con la Sub-17, pero se me dio la oportunidad de debutar”, reconoció, al tiempo de recordar cómo fue que se dio su paso al cuadro estelar y quien fue el encargado de darle la noticia.

“A mí me avisaron terminando un partido contra Puebla que me presentara al siguiente día; iba a haber Copa el miércoles y me dijo el profe ‘Harlem’ Medina. Esa vez no me convocaron, pero a la siguiente semana hice el viaje”, comentó.

APORTA Y APRENDE

Ser un futbolista juvenil y formado en las fuerzas inferiores de América no es sencillo, ya que en el primer equipo regularmente hay figuras consolidadas en todas las líneas, ya sean nacionales o extranjeras, por lo que debutar y ganar la titularidad no es tarea sencilla.

Es por eso que Lainez se dijo gustoso de vivir su sueño y alcanzar la meta que desde niño se propuso. “Claro que me da gusto, porque es un sueño, lo que siempre quise. Obviamente me da gusto estar jugando, porque desde niño ese fue mi mayor deseo”, expresó.

A su corta edad, lo lógico sería que Diego únicamente aprendiera de sus compañeros con experiencia, y aunque eso es lo que hace, él también aporta su granito de arena al grupo crema, mismo que, a decir suyo, radica en su deseo de superación y el esfuerzo que imprime en cada oportunidad recibida.

“Yo creo que las ganas de salir adelante, que todos tienen. Siempre trato de aportar lo mejor de mí y esforzarme al máximo”, sentenció.

Foto: Ramon Romero

POR SU FAMILIA Y COMPAÑEROS DE EQUIPO

Importante ha resultado el hecho de cuidar los primeros pasos de Diego Lainez en la Primera División. Así lo han entendido sus compañeros y familiares, ya que en el medio del futbol, es común que los reflectores y la fama terminen por afectar a algunos nuevos talentos.

Sin embargo, el novel americanista se encuentra centrado, tranquilo y da muestras de saber con certeza cuál es el camino a seguir para alcanzar el éxito, esto con base a los valores familiares que le han inculcado.

“Yo vengo y disfruto lo que hago. Lejos de que me afecte (la fama), pienso que hay que amar lo que te gusta. Mi familia me apoya mucho y no creo que pase algo así (perder piso)”, afirmó con seguridad. Parte fundamental de su formación como persona, radica en la cercanía que sus padres, a pesar de la distancia, han tenido con él. Y es que con todo y que Diego ha vivido en la casa club de Coapa, y sus seres queridos en su natal Villahermosa, no dejan de transmitirle el gusto que les da verlo crecer en su profesión.

“Ellos (sus padres) me dicen que disfrute lo que me gusta, que viva mi sueño, que siempre lo tuve presente y ellos lo saben. Me dicen que con valores y respeto, venga a hacer las cosas bien. Están contentos y orgullosos porque saben que he luchado mucho por estar aquí y me da gusto que sean felices con lo poco que he conseguido”, explicó, mientras su madre, la señora Mary Leyva, lo observaba cuando él platicaba con el Diario de los Deportistas, para al final, fundirse en un cariñoso abrazo con su hijo.

LA GUÍA DE ORIBE PERALTA

Son varios los futbolistas de la plantilla azulcrema que han emitido su opinión con respecto al debut y desarrollo de Diego Lainez. Todos siempre con gratas impresiones sobre sus cualidades y personalidad.

Esto es algo que emociona al juvenil crema, quien aseguró que es alentador recibir este tipo de comentarios de elementos consolidados y que en distintas etapas de su carrera han triunfado.

“Me siento agradecido y la verdad que tomo con gusto las criticas que vienen de personas que tienen una carrera muy exitosa y la verdad eso me sirve mucho. Me motiva a dar cosas mejores”, señaló.

Uno de los que más ha apoyado a Diego desde su primer chance es Oribe Peralta, a quien se le ha visto arropando al dorsal 340 dentro y fuera del terreno de juego, lo cual es valorado por Lainez, quien aprovechó para agradecer al “Cepillo” por sus recomendaciones, además de externar su admiración hacia él.

“Oribe es un jugadorazo, alguien que admiro mucho personalmente y futbolísticamente. Le estoy totalmente agradecido por todas sus opiniones. Cuando entro me dice que de lo mejor, que no me guarde nada; afuera me ha dicho que soy muy buena persona. Siempre hay buenos consejos”, concluyó.

POR SU ADN AMERICANISTA

Candidato al título. Así de claro Lainez se refirió al América en este cierre de torneo, y no porque crea que son ampliamente superiores a otros rivales, sino por el simple hecho de reconocer la obligación constante que tiene el equipo al que representa, tal y como el ADN de canterano americanista se lo hace sentir.

“Las Águilas siempre tiene para ser campeón. Desde el plantel, afición y estadio. Este conjunto siempre va a ser contendiente al título”, lanzó.

El campeonato del Clausura 2017, a consideración de Diego, sería una forma de retribuirle a los seguidores por el apoyo que le han hecho sentir desde su debut, mismo que el joven dijo agradecer.

“Le doy las gracias a toda la afición americanista por siempre apoyarme a mí y al club en las buenas y en las malas. Estoy más que agradecido”, confesó.

Foto: Ramon Romero

PASO A PASO

Con calma, y sin querer acelerar su proceso, Diego dijo a ESTO que se ve en planos importantes a nivel internacional en un futuro, aunque por ahora no es algo que le quita el sueño, ya que su prioridad es destacar y consolidarse con los de Coapa.

“Lo veo a futuro porque es algo con lo que sueñas. Obviamente es un sueño, pero me gusta estar aquí, quiero hacer las cosas bien y luego veremos. Todo es poco a poco”, concluyó.