Chivas desbordó pasiones a su llegada a la CDMX

Mexico, 2017-04-14 20:46:52 | Redacción ESTO

POR TONATIUH G. TRUJILLO

FOTOS: MOISÉS ROSAS

La pasión se desbordó en aeropuerto. Con trompetas, bombos y platillos Chivas llegó a la Ciudad de México para posteriormente trasladarse a Pachuca donde este sábado se medirá a los Tuzos en duelo de la jornada 14 de este Clausura 2017.

Los “Chiva Hermanos” comenzaron a llegar a la Terminal 1 una hora antes de lo que se tenía previsto el arribo de los tapatíos e inmediatamente comenzaron a colgar mantas en lo más alto de la sala de espera las cuales contenían leyendas de apoyo al Rebaño. ¡Dale Rebaño! ¡Somos Chivas, somos México! Eran las frazadas más grandes.

También puedes leer: Previa / ¿Donde ver el Pachuca vs Chivas? / Clausura 2017

Conforme los minutos transcurrían comenzó a llegar la peregrinación rojiblanca, la cual se hizo presente con playeras, banderas, bufandas, “trapos” y paraguas, con los cuales le dieron color a los grises muros del aeropuerto.

La tranquilidad de los viajeros se vio corrompida por los tambores y trompetas que abrieron un concierto que le enchinó la piel a todos los presentes, a quienes les ganó la curiosidad y se acercaron a la turba de más de doscientas personas. ¡Mi corazón, pintado tricolor te quiere ver campeón! Fue el cántico que alborotó a los seguidores, quienes al pie de la letra comenzaron a brincar despavoridos de un lado a otro, motivo que hizo sonreír los transeúntes, quienes sacaron sus teléfonos para grabar el emotivo momento.

Los tambores se detuvieron, pues las pantallas anunciaron que el vuelo venía demorado, motivo por el cual tomaron un ligero descanso.

De pronto de las profundidades de la terminal aérea apareció el autobús del Rebaño, situación que despertó nuevamente la algarabía. Niños, mujeres y hombres realizaron un largo pasillo, el cual iniciaba en la salida de los vuelos, hasta la puerta del autobús, para que sus ídolos fueran apapachados por sus seguidores, quienes sacaron teléfonos para captar el mejor ángulo de su plantel.

Por fin, después de una hora el vuelo tocó suelo de la Ciudad de México, motivo por el cual los decibeles aumentaron. El primero en salir, fue el CEO José Luis Higuera, quien caminó rápidamente hasta el camión y con la mano en alto saludó a todos los presentes.

Detrás del directivo hizo acto de presencia el “Gallito” Vázquez, el “Tortas” Pérez, Jair Pereira, quienes se tomaron algunos segundos para posar con sus aficionados para la foto del recuerdo y repartieron autógrafos de forma breve.

También puedes leer: Sin Pereira pero con Pizarro, así viajó Chivas a Pachuca

La locura se desató cuando hizo acto de presencia Matías Almeyda y Alan Pulido. El técnico con el afán de brindarles el protagonismo a sus muchachos corrió al bus estrechando la mano en su camino. Puligol logró que la barrera puesta por los seguidores se rompiera, pues todos querían estar cerca del goleador, quien fue jaloneado, despeinado pues todos querían estar cerca del camisa 9.

Después de tantos empujones y jaloneos, el cuerpo de seguridad del Rebaño logró llevar al de Tamaulipas hasta el autobús e inmediatamente cerraron las puertas. El camión encendió el motor y comenzó a realizar maniobras para salir de la Terminal, pero los aficionados lo rodearon dificultando aún más su salida, al grado de realizar una larga fila de carros que deseaban ingresar al aeropuerto.

El camión logró evadir a la muchedumbre y lentamente se alejó, mientras los seguidores continuaban cantando. Una recepción inolvidable para los tapatíos, quienes por las ventanas tomaban video del alboroto y se despedían del centenar de fieles rojiblancos.