Asesinan a tiros a futbolista de la selección de Panamá

Mexico, 2017-04-15 20:13:05 | Redacción ESTO

Panamá .- El jugador de la selección de fútbol de Panamá Amílcar Henríquez fue asesinado hoy en la ciudad caribeña de Colón, donde un desconocido lo atacó con arma de fuego e hirió a otras dos personas.

Un informe policial indica que un hombre llegó en vehículo al lugar donde estaba Henríquez, en el sector de Nuevo Colón, se bajó del automóvil y disparó varias veces contra el futbolista del club Árabe Unido de Colón, quien murió poco después en una policlínica.

La Federación Panameña de Fútbol (Fepafut) confirmó la muerte en Twitter y publicó: “Lamentamos en lo más profundo la muerte de nuestro seleccionado nacional Amílcar Henríquez. Dios reciba tu alma Mickey”.

También puedes leer:América beneficia más a Lainez: Mario Arteaga

Henríquez, de 33 años, volante fundamental de su seleccionador, el colombiano Hernán Darío Gómez, jugó en las últimas cuatro jornadas del hexagonal de la Concacaf para el Mundial de Rusia 2018, en el que Panamá marcha de tercero.

El panameño, nativo de Colón, una de las ciudades más violentas del país, regresó en 2016 al fútbol local con el Árabe Unido, después de varios años en la liga colombiana, en la que estuvo con equipos como el América de Cali, Atlético Huila e Independiente de Medellín.

Los dos hombres que fueron heridos junto a Henríquez, Josimar Pedro Salvador y Delano Wilson, fueron trasladados al hospital Amador Guerrero de la ciudad caribeña, de acuerdo con el informe policial ofrecido a periodistas.

También puedes leer: ¡Qué drama! Así las cuentas en la Tabla Porcentual

En esa oportunidad se definió como “una persona aguerrida, siempre concentrada y con la meta de entrar al campo pensando en dar todo y aportarle al equipo”, de acuerdo con una publicación web de Fifa del pasado 26 de marzo.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, condenó “enérgicamente” el asesinato y anunció en Twitter que se movilizarán a Colón todas las fuerzas de seguridad “hasta dar con responsables”.

La ciudad caribeña es una de las más peligrosas del país y donde hacen vida varias pandillas, algunas ligadas al narcotráfico, una situación que ha llevado al gobierno a levantar una veda de armas en el casco antiguo y a reforzar la seguridad con operativos especiales.