El Domingo Santana, entre la historia y la controversia

Mexico, 2017-04-20 21:07:29 | Redacción ESTO

Por Luis Arturo Hernández

Fotos: Gerardo García

Hablar del Domingo Santana en estos precisos instantes no nos evoca a la historia y tradición local por el beisbol, sino a la controversia. Y es que tras los recientes acontecimientos, el parque de pelota leonés se ha convertido en el tema caliente del Rey de los deportes en nuestro país.

Fundado en 1973, el histórico inmueble de la Capital Mundial del Calzado ha vivido al menos dos grandes procesos de remodelación, el primero en 2014, el segundo recién concluyó con una inversión de 26 millones de pesos que ha causado más controversias y conflictos que beneficios en sí.

Aunque en un principio se estimaba entregar la remodelación en el mes de marzo, los atrasos exigieron modificar la fecha y con ello alterar el orden del calendario previamente publicado por la Liga Mexicana de Beisbol. El inmueble pudo entregarse finalmente el pasado martes, día del debut en casa para los Bravos de León en su ansiado retorno a la “gran carpa” mexicana enfrentando a los históricos y mediáticos Diablos Rojos del México.

Sin embargo el peor de los escenarios se apoderó del protagonismo en medio de un día histórico y de fiesta para la afición leonesa puesto que, justo después del protocolo inaugural encabezado por el Gobernador del Estado, Miguel Márquez Márquez y del Presidente Municipal, Héctor López Santillana, se anunció en el sonido local que el partido no se podía llevar a cabo por insuficiencias en el sistema de alumbrado del flamante y totalmente remodelado estadio Domingo Santana.

Con un profundo y sonoro abucheo como fondo, se dio a conocer que el debut de los Bravos se programaría para la tarde de este miércoles en doble cartelera a partir de las 15:00 horas.

La afición salió del estadio molesta, y más de uno devastado por ver en el suelo las ilusiones y esperanzas de reencontrarse con sus Bravos en su propia casa. Fue un fracaso.

Sin embargo, la revancha tenía fecha y repetiría la sede. Pese a todo, el debut se mantenía en pie.

Ya en el arranque de la doble cartelera, los Bravos buscaban acrecentar su ventaja de una carrera en el cierre del 5º rollo cuando una serie de ráfagas de viento azotaron la Unidad Deportiva Luis I. Rodríguez, misma que alberga en su interior el parque de pelota.

Inicialmente se decidió detener el juego en lo que el viento daba tregua, sin embargo, y por segundo día consecutivo, el peor de los escenarios se hizo presente.

También puedes leer: Se desploma estructura en el duelo entre Bravos y Diablos

La fuerza del viento fue tal que derribó la estructura del “ojo del bateador”, colocada en el fondo del jardín central para que los “jonroneros” no pierdan de vista la pelota durante los lanzamientos.

Esta “construcción”, solicitada y previamente autorizada por la liga, estaba montada sobre unos andamios que se vinieron abajo causando lesiones en varias personas, entre ellos Braulio Neri, coach de bateo de los Diablos Rojos del México, y dos camarógrafos de la cadena estatal TV4, que colaboraban durante la transmisión del duelo en vivo misma que, a la par del juego, se suspendió indefinidamente.

Nuevamente el caos y el escándalo reinó en el mítico inmueble; de inmediato los jardineros de la novena escarlata ayudaron a “liberar” de entre los retorcidos fierros a los lesionados que afortunadamente fueron reportados fuera de peligro un par de horas más tarde.

Tras casi dos horas de trabajos para retirar lo que quedó de la estructura, el duelo, por más increíble que parezca, se reinició; los Bravos consiguieron un rally de siete carreras en la baja de la quinta para sellar el triunfo 8-0 en el primero de la serie. El segundo juego fue para los escarlatas con pizarra final de 4 carreras a 1.

Del incidente pocos se atrevieron a hablar, la directiva de la organización leonesa, encabezada por Mauricio Martínez, precisó que fue la fuerza de la naturaleza la que causó el percance y eso estaba fuera del alcance para cualquiera.

El Ayuntamiento por su parte, a través de la un comunicado oficial, se deslindó de las responsabilidades aclarando que Protección Civil ya había realizado diversas inspecciones entre las que se solicitó reforzar el soporte de la estructura derrumbada. El resto de los apuntes se solventaron.

Sin embargo tras el accidente, la propia Dirección de Protección Civil clausuró “por precaución” diversas áreas del parque leonés, entre ellas la tribuna general del jardín derecho, la zona alta de la tribuna general del jardín derecho y todos los palcos de transmisión para medios de comunicación.

Tras horas y horas de estrés, desesperación y mucha preocupación, la doble cartelera terminó sin más que lamentar.

Un Escenario con historia 

Si bien hoy se habla de incidentes y controversias, la otrora casa de los Cachorros de León, por allá por los años de 1979 y 1980, y posteriormente de los Bravos de León hasta 1991, también tiene un par de capítulos importantes para la historia del beisbol en esta ciudad.

Tal vez el más importante y significativo fue el título de los Bravos en la temporada 1990 de la LMB, un año antes de la desaparición de la franquicia.

La novena leonesa se brindó a su afición y le regaló la mejor anécdota a una apasionada fanaticada al Rey de los Deportes que, tras casi 26 años de ausencia, regresó al graderío del inmueble leonés.

También puedes leer: Osuna logra primer salvamento en triunfo de Toronto

Ya sin equipo profesional, el escenario sirvió como sede de un par de ligas locales, pretemporadas y juegos de preparación, conciertos y eventos religiosos.

En 2014 la administración de Bárbara Botello colocó nuevo césped y mejoró los accesos y fachada del estadio, ya este 2017 se trabajó en el campo de juego, butacas, vestidores, baños, dugout, techado de gradas, cisterna, colocación de luminarias LED al exterior, reflectores en estructura de velaria, obras exteriores e instalaciones hidráulicas, contra incendios, sanitarias y pluviales.

En total se invirtieron 26 millones de pesos, 18 del presupuesto municipal y 8 más otorgados por el Gobierno del Estado.

Esperan sanciones

Pese a que la Liga Mexicana de Beisbol tuvo conocimiento del percance calificado como “natural” en primera instancia, se dio a conocer un breve comunicado en el que precisaban que se revisaría el tema para posteriormente dar a conocer las sanciones correspondientes.

Un par de horas más tarde, y una vez que el incidente en León ya desbordaba las redes sociales, la LMB anunció que los Generales de Durango, que debutarían como locales este viernes ante Oaxaca en el también remodelado estadio Francisco Villa, postergaban su primer partido en casa hasta poder concluir al 100% las obras de remodelación del vetusto inmueble.