Molina quiere dar KO a Brundage

Mexico, 2014-10-10 08:52:55 | Redacción ESTO

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO
ENVIADO ESPECIAL

CANCÚN, QR.- Carlos “King” Molina, nacido en Michoacán y radicado en Chicago desde que tenía cuatro años de edad, manifestó que antes de hacer planes como campeón mundial superwelter de la FIB, prefiere ocuparse de vencer a su enemigo de este sábado en la Arena Oasis, el estadounidense ex monarca mundial de la división Cornelius “K9” Brundage, al que, sin embargo, intentará vencer por nocaut, según manifestó.
Lejos de deslumbrarse por la posibilidad de que, si sale avante en esta riesgosa defensa, podría aspirar a un combate soñado contra Floyd Mayweather o Saúl “Canelo” Álvarez, Molina expresó: “Nunca debe verse más allá de un adversario. Si triunfo, pelearé con el que sea, con el que venga, lo más pronto posible”.

“King” y Brundage fueron presentados en una rueda de prensa que dirigió José Alberto Salazar, hijo del promotor Pepe Gómez, en el hotel Grand Oasis, con la presencia del comediante Luis de Alba.

Luis de Cubas, manager de Molina, declaró: “Carlos le ha ganado dos veces a Julio César Chávez júnior (emitieron un empate y una decisión dividida, para Julito); también derrotó a Erislandy Lara (dieron “tablas”, en 2011) y la descalificación en su contra en 10 rounds contra James Kirkland, fue una injusticia”.

El apodado “King”, de 31 años, visitó el CRIT de Cancún antes de la conferencia de ayer, y se mostró conmovido por las palabras de bienvenida que le dio el jovencito Carlos, paciente de ese lugar.

Molina admitió que tuvo un año difícil a partir de se coronó al superar por puntos a Ishe Smith, en septiembre de 2013 en Las Vegas. Afirmó que su mente está llena de positivismo, tras que, a cuatro días de defender su faja en la cartelera de “Canelo” Álvarez contra “Perro” Angulo, en marzo pasado, lo arrestaron por un añejo problema migratorio. Ayer sostuvo: “Las cosas pasan por algo, no pude estrenar mi corona en Las Vegas, pero lo haré mi país, es un orgullo hacer la que será mi mejor pelea en Cancún, con televisión nacional, para que me conozcan y sepan que como campeón voy a ganarle a todos”.

Brundage, de 41 años y cuya longevidad hace evocar a los también veteranos Bernard Hopkins y Juan Manuel Márquez, advirtió: “Fui campeón superwelter de la FIB de 2010 a 2013. Destroné y noqueé dos veces a Cory Spinks. Cuando perdí el título por decisión mayoritaria con Ishe Smith, me lesioné el brazo izquierdo en la pelea y ahora me tengo amplia confianza. He triunfado en países como Alemania o Inglaterra. Mientras esté concentrado, nadie va a vencerme. No tomo, no fumo, llevo una vida cristiana y me cuido; así que ¡no jueguen conmigo!”.