Tras dos finales perdidas con Pachuca, Tigres va por la buena

Mexico, 2017-04-24 14:56:59 | Redacción ESTO

 

Este miércoles habrá campeón de la Concacaf Liga de Campeones, será un club mexicano y jugará en diciembre en Emiratos Árabes Unidos el Mundial de Clubes. Pachuca y Tigres, que empataron 1-1 en la ida en el estadio Universitario, se enfrentarán nuevamente en el Hidalgo, para definir al invitado del área en el certamen que congrega a los mejores de cada zona geográfica que divide la FIFA. Esta es la oportunidad dorada de la UANL de cobrar facturas de las dos finales perdidas en casa a manos de los hidalguenses, que en el Invierno 2001 y Apertura 2003 les ganaron el título de la Liga MX, en el estadio Universitario.

Si en el primer encuentro en tierras regias ambas escuadras se brindaron al cien para sacar ventaja en los primeros noventa minutos, en los segundos se espera que los tuzos y felinos se mantengan en esa línea y mediante un buen esquema ofensivo, desvelen al equipo que vaya al certamen mundialista.

También puedes leer:Guido Pizarro podría jugar la final de Concachampions

Diego Alonso y Ricardo Ferretti  llegan con una derrota a cuestas en la Liga MX, por lo que esto podría ser factor para cualquiera que no supere ese trago amargo. Los hidalguenses cayeron 1-0 a manos del Atlas y los universitarios por el mismo marcador en el Clásico Regio, contra Monterrey.

La definición de este título de la Concacaf se da en medio de una lucha entre ambas instituciones por querer trascender en un certamen internacional.

También puedes leer:Chicharito llegaría a la MLS con sueldo de ensueño

El Grupo Pachuca, que incluye a Tuzos, León y Mineros de Zacatecas, el Everton de Chile y el argentino Talleres  de Córdoba, va por todas las canicas pues desea regresar al Mundial de Clubes. No por nada la inversión para tener a un equipo de respeto, que tal vez en la Liga ha lucido descuidado, pero en la Concachampions está que echa tiros.

En el otro frente, Tigres, con su plantel de lujo, encabezado por el francés André-Pierre Gignac, tiene todos los argumentos futbolísticos para hacer que el estadio Hidalgo calle, y cobrar por primera vez la afrenta de anteriores finales en que ha perdido en la Liga MX frente a los tuzos, en los torneo de Invierno 2001 y Apertura 2003. Y aunque fue al rival odiado, apenas en el Clausura 2016 venció también a Monterrey, en suelo norteño.