Las Chivas de Almeyda, suelen caerse al final

Mexico, 2017-04-26 09:02:29 | Redacción ESTO

POR ÓSCAR BELTRÁN

GUADALAJARA.- Matías Almeyda llegó a la dirección de Chivas en el Apertura 2015, y a pesar de que en un inició las formas de su arribo fueron cuestionadas, además de que la afición rojiblanca externó sus dudas, el argentino se ha sabido ganar el cariño de la gente y el respeto de sus jugadores.

En su andar en el futbol mexicano, ya ha logrado conquistar dos trofeos de Copa MX, el más reciente justo la semana pasada, además de una Supercopa, pero es en Liga en donde no han llegado los resultados esperados por parte de los millones de seguidores que hacen del Guadalajara uno de los planteles más populares del país.

A falta de dos fechas en el presente Clausura 2017, el Rebaño sigue teniendo en sus manos la clasificación a la Liguilla, con un punto que saquen el sábado cuando reciban al León será suficiente. Sin embargo, las alarmas se han encendido debido a que han venido desinflándose en cuanto a rendimiento y cosecha de buenos resultados. Y es que el inicio del certamen fue sumamente alentador, pues en la primera parte del campeonato, en nueve fechas consiguieron la suma de 17 puntos, producto de cinco triunfos, dos empates y un par de derrotas. Anotaron 14 goles y recibieron 10.

Las cosas han cambiado en la segunda mitad, en donde en seis duelos han conseguido ocho unidades, con un par de victorias, dos empates y dos descalabros, con un solo triunfo en sus últimos cinco compromisos. Ahora con seis goles a favor y siete en contra. La productividad es evidente que viene a la baja, justo cuando mejor necesitan estar para llegar en buen momento a la fiesta grande.

También puedes leer: Alfonso Blanco y su nueva revancha con Pachuca

Los principales puntos de la curva descendente se deben al cansancio que ha acumulado el club por la seguidilla de encuentros que han disputado, entre Liga y Copa, que les ha pasado factura; las lesiones también se han hecho presentes con las bajas de Jair Pereira, Rodolfo Pizarro, Isaac Brizuela y Ángel Zaldívar, con esto el timonel Almeyda ha tenido que echar mano de elementos juveniles, dándoles responsabilidades grandes y que los obliga a mostrar su madurez futbolística.

El caerse en la recta final de un torneo no es novedad para los rojiblancos de Almeyda. Cuando llegó en 2015, tomó al conjunto con el campeonato iniciado, antes de su llegada los rojiblancos sumaba siete puntos tras ocho fechas disputadas, con dos ganados, un empate y cinco perdidos. El efecto Almeyda fue un revulsivo importante ya que ganaron sus primeros tres juegos en el banquillo, sin embargo, en la recta final se cayó, pues en los últimos seis duelos solamente consiguieron un triunfo, perdieron tres y empataron dos, quedándose en la orilla del camino.

Su primer campeonato completo, en el que realizó la pretemporada desde el arranque fue el Clausura 2016. El inicio fue sumamente complicado, ya que el Guadalajara ligó los primeros ocho sin ganar, su primera victoria fue en la fecha nueve. Aquí las cosas se dieron a la inversa, ya que tuvieron un cierre espectacular, ya que en los últimos ocho encuentros ganaron seis, empataron uno y perdieron uno, lo que los llevó a la fase final, en donde ya no les alcanzó el gas y fueron eliminados por el América. Lo que quedaba claro es que al grupo de Almeyda le costaba trabajo mantener el ritmo en todo el torneo.

También puedes leer: La Volpe reconoce que el América juega feo, pero consigue puntos

En el Apertura 2016, después de nueve duelos, lograron sumar la cantidad de 14 unidades, con cuatro ganados, dos empates y tres descalabros. La segunda parte del torneo también sumaron 14, sin embargo, en sus últimos cinco encuentros sumaron dos empates, una derrota y dos triunfos, pero se notó la curva descendente que los llevó a la Liguilla a verse nuevamente las caras con las Águilas, que nuevamente los dejaron fuera de la posibilidad de avanzar y los azulcremas volaron a la ronda de semifinales. En cuatro juegos que disputaron en los últimos dos torneos en cuartos de final, los capitalinos ganaron dos y hubo dos empates. Es decir, el Guadalajara con Almeyda no sabe tampoco lo que es ganar en la fiesta grande.

El momento que viven los tapatíos no es el mejor, pero les quedan dos juegos para corregir el rumbo. El próximo sábado reciben al León y cierran visitando la casa del Necaxa. El grupo ha recibido descanso y se viene intentando recuperar la forma física para tener el cierre ideal y no volver a desinflarse cuando se viene la fase final encima.

Chivas, de igual forma, en caso de no obtener los resultados positivos, podrían quedarse fuera de la siguiente fase y concretar un fracaso en el que se olvidaría el título de Copa ganado en el presente semestre. Lo que es un hecho es que mientras mejor se cierra el torneo, con fuerza, lo más seguro es que en Liguilla ese equipo logre brillar.