Gustavo Ayón ayuda al Real Madrid para vencer al Darussafaka

Mexico, 2017-04-26 17:39:45 | EFE

Foto: Twitter Real Madrid Baloncesto

Un colosal Gustavo Ayón lidero al Real Madrid en Estambul, donde su equipo logró una valiosa victoria ante el Darussafaka que le permite recuperar el factor cancha en la eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga y le deja a un solo triunfo de la Final Four.

El pívot de Nayarit anotó 18 puntos, capturó nueve rebotes -cuatro de ellos ofensivos- entregó tres asistencias, robó dos balones, puso un tapón y forzó dos faltas personales en los 26:37 minutos que estuvo sobre la pista, lo que le otorgó una valoración final de 23 puntos, la mayor del Real Madrid empatado con su compañero Luka Doncic.

También puedes leer: Real Madrid presiona al líder Barcelona con victoria sobre el Deportivo

El equipo español ofreció su mejor versión cuando más lo necesitaba y, después del traspiés en casa que le puso contra las cuerdas, fue capaz de enmendar su error en una gran actuación coral en la que sobresalieron Gustavo Ayón, Luka Doncic y Jaycee Carroll.

Los hombres de Pablo Laso llegaron a mandar hasta por 18 puntos y, aunque un bache en su juego en el último cuarto hizo peligrar su triunfo, supieron imponerse en la capital turca, en la que habían perdido en seis de sus últimas siete visitas.

La igualdad sobre el parqué del Volkswagen Arena duró poco más de cuatro minutos. En el ecuador del cuarto inicial, con 9-9 en el marcador, el Real Madrid decidió acabar con el intercambio de golpes e imprimir un par de marchas más a su juego, lo que desarboló al conjunto local a las primeras de cambio.

Checa ESTO: La Real se acerca a puestos europeos al vencer al Valencia

En unos minutos espléndidos, los blancos encadenaron una serie de aciertos en ataque que completaron con el sellado de su zona, lo que le permitió endosar a los turcos un parcial de 16-2 que le puso en un abrir y cerrar de ojos catorce arriba (11-25, min. 7.40).

Si Luka Doncic y Anthony Randolph lideraron con ocho puntos cada uno la producción ofensiva en los primeros diez minutos, el segundo acto tuvo a Jaycee Carroll como protagonista ofensivo, con once puntos y tres triples sin fallo que mantuvieron a su equipo con rentas superiores a los diez puntos hasta el descanso (33-46).

Al Real Madrid le salía todo en una primera parte para enmarcar. Cada jugador que saltaba a la pista aportaba y los relevos mantuvieron el ritmo anotador y el dominio en el rebote (19 al descanso, siete de ellos ofensivos).

Además, los hombres de Pablo Laso, que solo encajaron 36 puntos en la primera mitad, supieron frenar a los mejores hombres del Darussafaka, especialmente al peligroso Brad Wanamaker, el mejor hombre en los dos primeros partidos y que solo pudo anotar dos canastas en los primeros veinte minutos.

La maquinaria blanca siguió perfectamente engrasada tras el paso por vestuarios. Gustavo Ayón lideró las primeras acciones ofensivas blancas y Anthony Randolph, con un triple, elevó a 18 la máxima ventaja de la noche (37-55 min 25).

Un tiempo muerto de David Blatt puso orden en sus jugadores, que se metieron en el partido gracias a un parcial de 8-0 que, un minuto y medio después, dejó en diez la diferencia. Carroll regresó a la pista para sumar otros dos triples sin fallo y volver a poner las cosas en su sitio.

Los diez puntos de un Ayón colosal y los ocho de un Carroll que fue el de las grandes ocasiones permitieron cerrar el tercer cuarto con un prometedor 58-70.

Sin embargo, lo peor estaba por llegar para los visitantes ya que en la reanudación el Darussafaka apretó atrás y selló su zona, empezando una remontada que les llegó a poner a tres puntos a cuatro minutos y medio del final (74-77).

Fue el momento de hombres como Wilbekin, Wanamaker y Zizic, hasta entonces desaparecidos, que despertaron a tiempo e hicieron soñar a sus aficionados con la victoria.

Las alarmas se encendieron en un Real Madrid que veía como se le podía escapar un partido que tuvo en sus manos desde el inicio y que no encontraba un referente ofensivo en los momentos más calientes.

Jaycee Carroll, hasta entonces infalible con cinco triples sin fallo, erró tres consecutivos, aunque Ayón siguió aportando y el equipo blanco supo frenar las acometidas finales y templar los nervios para sellar un valioso triunfo que le sitúa a un solo paso de la Final Four de Estambul