Juan Luis Silis cumple un año de la fatídica cornada

Mexico, 2014-10-10 20:46:58 | María Vega

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

LOS momentos fueron aterradores. No había palabras para describir la cornada que acababa de sufrir el matador Juan Luis Silis.
Peletero, de José Julián Llaguno, lamentablemente alcanzó en caída al torero, luego de que éste se derrumbaba tras un derrote de su oponente.
El gañafonazo llegó a la cara del espada, infiriéndose el pitón debajo de la mandíbula izquierda, hundiéndose por el costado hasta casi llegar al cerebro. Las imágenes eran de terror, de gran angustia. El percance fue en fracción de segundos. Cual estaca pesada el cuerno se clavó en el rostro del “Disecado”, desfigurando la mitad de su cara; la imagen parecía sacada de un cuento de terror. Extraordinariamente, Juan Luis estaba vivo. Y lo que es más, consciente.
No, nada ha vuelto a ser como antes. Sino que ha sido mejor. La factura tuvo un precio muy alto, sin embargo, a raíz de aquel fatídico percance, Silis consiguió que las empresas voltearan a verlo. Tras una larga recuperación, el torero reapareció en aquel escenario trágico, la plaza Vicente Segura, que ahora se ha convertido en un coso espiritual para el coleta; le regresó la vida misma y lo puso a triunfar en su reaparición.
Aquel 13 de octubre de 2013, quedará marcado en la historia del toreo.
“Agradezco a Dios por celebrar mi nuevo aniversario de vida; el 13 de octubre de 2013 volví a nacer gracias a todas las oraciones de los aficionados. Sin duda me ha cambiado la vida, para bien, ya que he tenido a la fiesta brava muy a mi favor, pero sobre todo porque estoy aquí contando lo sucedido”, señaló el matador de toros.
“He aprendido a valorar más mi vida fuera del ruedo, a respetar a mi profesión y dar importancia a lo que hay a mi alrededor. Aprovechar todas las oportunidades al máximo y agradecer lo que vivo al toro. Jamás tendría rencor a Peletero, por algo Dios me dejó continuar”, añadió.
-¿Cómo vives el día a día?
“Al máximo, no sabemos cuando nos iremos de esta vida y el día que sucede no nos llevaremos nada más que la alegría de haber vivido al máximo. No tengo mucho entorno, realmente vivo para la fiesta de los toros, es lo que me apasiona. Pienso en confirmar mi alternativa, para hacer realidad este sueño”.
Silis expone que la factura fue muy cara, “pero son gajes del oficio. No quito el dedo del renglón en ser una figura del toreo, pese a las secuelas. Mi ilusión es más grande que cualquier otra cosa”.
Tras reaparecer este año en la plaza de Pachuca, donde triunfó a lado de Julián López y Joselito Adame, el diestro de Iztacalco volvió a partir plaza en la feria, el pasado fin de semana.
“Fue una tarde muy bonita y accidentada; fue amarga para mí por la situación que generaron los picadores, pues poco pude hacer. Accidentada por lo que les sucedió a mis compañeros, Mónica y Arturo, pero bonita porque alterné con una figura del toreo como lo es el maestro ‘Zotoluco’, sus consejos han sido claves y alentadores, me ayudó para estar más seguro”, expresó.
El próximo lunes Juan Luis visitará a la Virgen de Guadalupe y más tarde partirá un pastel con su familia, “y no dejaré de estar siempre agradecido con la afición que estuvo al pendiente de mi salud. Gracias en verdad, por todo su cariño”, concluyó.