Landon Donovan dijo adiós a la Selección de Estados Unidos

Mexico, 2014-10-11 00:14:12 | Fernando Schwartz

POR FERNANDO SCHWARTZ

EAST HARTFORD, Connecticut.- El día 10 se fue el mejor 10 en la historia del futbol de los Estados Unidos, y tal parece que la numeralia se le da porque debutó con el numero 13 y le anotó su primer gol en debut de Selección a México, en el coliseo de Los Ángeles.

Ayer dijo adiós a su Selección en la otra costa del país, para poner fin a su brillante entrega y marcas escritas como el mejor del futbol estadounidense.

Fue el mismo Landon de siempre. Aguerrido, batallador, apasionado. Su último juego en lo individual fue brillante ante los ojos de Klinsmann que a leguas se nota no hay relación alguna.

Landon jugó su primera pelota al frente con un taco a Altidore. Fue el que fraguó la jugada del primer gol en un centro por la izquierda que después Diskerud consiguió anotar. Landon parecía estar en la noche mágica cuando un cabezazo quedó cerca de anotar y la máxima que tuvo una pelotera en el área estrellando su remate en el poste. Todavía tuvo un disparo al costado.

El resultado, el partido es lo de menos. Todas las miradas estaban en el 10. Llegó al estadio muy sonriente y Klinsmann fue el primero en bajar, pues Landon fue el último y levantando el brazo derecho para saludar a la afición que lo veía arribar al estadio.

La ovación cuando salió a calentar, cuando encabezó al equipo en la salida del túnel para los himnos, en el momento del homenaje con entrega de presentes antes del arranque.

Su último volado, la foto con el cuerpo arbitral, el primer toque del partido. Todo se le coreó a Landon, quien jugó 10 minutos más de lo que había anunciado que solo serían 30.

A los 40 minutos del primer tiempo, corrió al área a entregarle el gafete de capitán a Jozy Altidore. Después fue al medio del campo donde Joe Corona, mexicoamericano de Xolos, tuvo el honor de entrar en el relevo y de ahí a saludar de mano a cada integrante de la banca, no viéndose con Klinsmann ni por casualidad.

La noche del 10, que desde la banca o por donde caminó fue quien se llevó los reflectores, el que se llevó la noche. El que se llevó el cariño de unos aficionados y de millones que le siguieron por televisión en un momento histórico para el balompié de los Estados Unidos. HASTA PRONTO, LANDON, EL “CAPITÁN AMÉRICA”.