¡Hora de Pelear! La opinión de Eduardo Lamazón

Mexico, 2017-05-06 09:09:45 | Redacción ESTO

Foto: AP

POR EDUARDO LAMAZÓN

Un detalle menor o no tan menor vino a meterle ruido a los preparativos: Omar Chávez le ganó hace siete días al “Inocente” Álvarez en Chihuahua, y lo hizo de manera rápida, inesperada y brutal.

La gran pelea de hoy se nutre con un condimento más, beligerante y sustancioso: es la duda que se hace presente. ¿Podrá Junior hacer lo que hizo Omar? Omar, como su hermano, era un no favorito contra el Álvarez de turno. Pero ganó con la contundencia de una explosión nuclear. Fue el asombro. Nadie vio el desenlace del sábado pasado sin preguntarse si algo parecido no podría ocurrir  esta noche en la fabulosa arena T-Mobile de Las Vegas. La percepción de miles de aficionados se vio inevitablemente modificada.

Saúl Álvarez y Julio César Chávez van a pelear esta noche en un combate largamente esperado, y por eso y por muchas otras razones lleno de dramatismo y expectación.

Lo primero que se aprende en el boxeo es que el boxeo es impredecible. Si Pedro le gana a Pablo y Pablo le gana a José, esto no garantiza que Pedro  le gana a José. Un resultado nunca puede anticiparse.

También puedes leer: ¡Sábado de locura! Futbol, boxeo y mucho más

Canelo y Chávez Junior van a disputar una pelea inescrutable y bárbara, que en  México será la más vista de la historia. Dos televisoras transmitiendo, como cuando juega la Selección Nacional. El mundo de las redes sociales y las comunicaciones baratas y fáciles multiplicándose en millones por estos dos que juran madrearse con televisión al mundo entero.

¿Qué va a suceder, quién va a ganar?, preguntan en las calles y en las redes miles de individuos sin rostro en un coro de ansiedad desbordada que no conoce indiferentes.

¿Quién saldrá avante? ¿Por puntos o por nocaut?

No hay de dónde agarrarse para pronosticar una pelea corta, porque Canelo no ha caído y Chávez ha caído poco. Pero no olvidemos que Tommy Hearns también había caído poco, o nunca, cuando Marvin Hagler lo sepultó con un derechazo letal en el Caesars Palace en 1985.

El 14 de septiembre de 1923 Jack Dempsey y Luis Ángel Firpo protagonizaron en el Polo Grounds la primera de las llamadas peleas del siglo XX. El choque duró cuatro minutos  y se registraron 11 caídas. Fue un duelo inmisericorde y total, a pesar de su brevedad.

Corta o larga, la pelea de hoy apasiona y divide pronósticos en todas las latitudes. Ochenta países la verán por televisión, millones de aficionados la sufrirán, y en México una inaudita hermandad de acción reunirá más feligreses que nunca.

Se habla de este combate desde hace años, desde cuando ellos eran físicamente iguales, desde que tenían sueños parecidos, desde que los dos querían ser uno; y el que haya tardado tanto en concretarse calentó las expectativas como hace un cuarto de siglo aquella otra pelea, la Chávez-Camacho inolvidable.

Tan esperada, esta Canelo-Chávez hizo tejer sueños e ilusiones sinfín en el universo de fanáticos que hoy esperan sedientos el final de la historia.

Tantos años, tantas conjeturas. La pelea pareció irremediablemente perdida. Dos que no se encontraban en el ring y que caminaban por el boxeo distantes y protagonizando otras turbulencias.

También puedes leer: ¿Qué tanto sabes del “Canelo” Álvarez?

Cuando pelearon Carlos Zárate y Alfonso Zamora, cuando pelearon Marco Antonio Barrera y el Terrible Morales eran boxeadores admirados y queridos por el gran público, al revés de lo que en estos años sucedió con Canelo y Chávez Junior.

Seguidos por multitudes, pero cuestionados, polemizados, señalados “inventos de la televisión”.

Eran dos peleadores, sí, pero eran también dos televisoras, dos apellidos, dos promociones, Sinaloa y Jalisco dos estados, y dos cervecerías patrocinando. Una pequeña guerra mundial.

Todos queríamos verla, pero le hablabas de hacerla a Televisa, que tenía al “Canelo”, o le hablabas de firmarla a TV Azteca, que tenía a Chávez, y hacían como que no oían. Nadie quería cargar con una posible derrota. Hubiera sido demasiado grande la humillación.

Estábamos perdidos. Otra vez la historia de la Chiquita González y Ricardo López que nunca se enfrentaron, o del Ratón Macías y el Toluco López, que son lamentos irredentos para la eternidad.

ÁLVAREZ  FAVORITO

Que el Canelo sea favorito no le garantiza la victoria. En un ring de boxeo pasan muchas cosas, y la lista de los que en el boxeo no podían ganar peleas importantes y las ganaron, es muy larga. En 1994 Frankie Randall no le podía ganar a un Julio César Chávez invicto en 90 combates, pero le ganó.

Las simpatías y antipatías por los dos no han sido del todo explicadas y en lo que a mí respecta ni siquiera del todo comprendidas. Canelo y Junior no son inmortales del boxeo -no todavía, y no sabemos si alguno lo será-, pero son más respetados por el mundo del boxeo fuera de México que en su país.

En México los dos encienden pasiones tremebundas, mientras Álvarez se ha convertido en el mayor vendedor del mundo del boxeo y el Junior intenta recuperar la ventaja que le sacó los últimos años el rojo peleador de Guadalajara, por su mejor rendimiento.

El torbellino que ha creado esta pelea provoca que el destino le dé una nueva oportunidad al Junior, tan indolente a veces, tan descuidado en una carrera que pudo dar más.

Chávez es un hombre inteligente, pero la inteligencia no siempre se usa en la forma que todos pensamos que se debería usar. Yo no sé si a Chávez le importa proyectar su mejor imagen posible, porque haber hecho su pelea mayor contra Sergio Martínez, haberla descuidado durante 11 rounds, haber mostrado en el último asalto que tenía con qué ganar y no haberlo hecho, y arrojar después un positivo de marihuana es algo imperdonable.

A ese Chávez lo esperamos y lo esperamos a lo largo de los años. “La próxima pelea es la buena, en la próxima voy a estar como nunca, para la que viene sí me preparo” fue un discurso demasiado repetido, y un día nos cansó. Ese día llegó y dije: “ya no confío en él”.

También puedes leer: ¿Qué tanto sabes de Julio César Chávez Jr?

Terrible escenario, porque el talento ahí está, evanescente, dentro de él, de su cuerpo privilegiado y de su mente errática, late bajo la piel. El problema de Julio César no es de músculos, ni de estrategias, es emocional. Fantasmas que lo asaltan de repente y lo amarran con hilos invisibles.

Canelo es un buen peleador y un atleta respetable. Saca su poder con facilidad y lo pone a su servicio. Fortaleza, preparación y una actitud entre mediana y alta para resolver sus peleas. Hace bien lo que sabe y puede, y ha logrado una compaginación admirable con Chepo y Eddie Reynoso que son parte inseparable de su equipo vital.

Los Reynoso también han sido destinatarios de críticas, pero sus números con Canelo son elocuentes: 48 ganadas, una derrota; números que nadie más puede mostrar en la élite del boxeo.

CHÁVEZ, EL OBLIGADO A GANAR

Canelo sobrellevó una pelea round por round con Miguel Ángel Cotto, y la ganó para los jueces. Una pelea parecida, con él especulando y cuidando los márgenes de puntuación, podría darle una ventaja en las tarjetas sin arriesgarse a una batalla  cruenta. Es Chávez es el que tiene que provocar un estallido, desencadenar la acción, romper valladares.

Es Chávez el obligado a subir y patear el tablero.

El Chávez Junior que le ganó a Andy Lee, el que derrotó a John Duddy, el que superó con brillantez a Ray Sánchez, el de disparos largos y ejecuciones combinadas y rápidas desde media y larga distancia, el que pueda llevar al Canelo a las cuerdas y confinarlo a un espacio finito para pegarle, es el que puede aspirar a la victoria. En otras palabras, un Chávez que piense en grande, con generosidad y con hambre infinita. Los ganadores desprecian la mentira del mundo de las excusas.

En cuanto a Canelo, es un tipo confiable, que sólo una vez no lo fue, cuando perdió ignominiosamente contra Floyd Mayweather. Aquella noche, al no rifarse en la adversidad, no fue capaz ni de intentar romper el sino inevitable de una derrota total. Pero Mayweather hubo uno solo, y para vencerlo se necesitaban otras armas, otros quehaceres.

Hoy la historia es distinta.

Contra el Junior lo único a probar en el Canelo es su aptitud frente a un hombre físicamente más grande, sabido como es que siempre ha peleado con enemigos más pequeños. La velocidad de Álvarez mermará en este peso, y si recordamos que potencia es fuerza más velocidad su golpeo será proporcionalmente menos dañino para un tipo mejor dotado como Chávez.

El detalle es serio: Canelo subirá 4 kilos arriba de su mayor registro.

También puedes leer: ENCUESTA: ¿Quién ganará la batalla Canelo vs Chávez Jr?

El boxeo es un deporte en el que pelean dos iguales, pero conceder ventajas tiene mucho mérito.

Hubo grandes peleadores que nunca se movieron de su división, o que fracasaron al subir, como Carlos Monzón o Wilfredo Gómez, pero es admirable lo que a través de la historia consiguieron otros que con la misma estatura, los mismos huesos y la misma carne engordaron para retar a rivales más grandes. Pensemos en Bob Fitzsimmons, en Harry Greb, en Evander Holyfield, en Henry Armstrong o en Roberto Durán.
He explicado muchas veces que el ‘catchweight’ (o peso pactado) ha existido siempre y es una buena herramienta para facilitar algunos pleitos. Lo demuestra con claridad esta pelea. No pueden pelear dentro de los límites de una categoría tradicional por la razón contundente de que no pertenecen a una misma categoría. Canelo es superwelter, Chávez es supermedio.

¿CHÁVEZ O CANELO?

Habrá que dejar que la pelea fluya. Se pueden analizar hasta el hartazgo todos los detalles, por nimios que sean, el peso, las estaturas, la actitud de cada uno, el bien hacer de  estrategias correctamente pensadas por cada bando. Se vale.

Se vale, pero nadie sabe nada. Déjenme les encuentro veinte expertos que dicen que gana Álvarez, y otros veinte que dicen que gana Chávez. Si la acción del cuadrilátero respetara a los que saben Mike Tyson no le hubiera ganado en 91 segundos a Michael Spinks que era el único favorito de los entendidos.

Todo es importante, pero todo es relativo. ‘¿-Qué es la relatividad que usted menciona?’, le preguntaron un día a Albert Einstein. “-La relatividad consiste en que si usted está una hora con una mujer hermosa le parece un minuto, pero si está un minuto con una fea le parece una hora”, respondió el sabio.

Una pelea se termina con un golpe preciso como el de Márquez que noqueó a  Pacquiao. Y a la basura todo lo que se pensó y se dijo.

Si Canelo gana se acercará a esa inmortalidad que todavía no alcanza. Le faltará ganarle a Gennady Golovkin, acaso, pero habrá resuelto un pendiente importante. Si gana Chávez revolucionará todo en el boxeo mexicano y sacudirá el boxeo  mundial. Habrá que revisar los mejores libra por libra, habrá que replantear las próximas peleas del calendario, y habrá que reconocerle un nivel de rendimiento que por ahora se le niega.

También puedes leer: 10 cosas que debes saber del “Canelo” Álvarez

Mi primer pronóstico sobre esta pelea no fue bueno. Dije que habría muertos para conseguir boletos, y muertos no hubo. Pero los boletos desaparecieron a la velocidad del trueno, y hay reventas de 30 mil dólares por un asiento.

Favorito Canelo. Chávez Junior por una sorpresa ecuménica.

La locura. La locura que renace con cada combate planetario. En Moscú, en París, en Sidney, en Buenos Aires y en Managua saben de qué se trata. Dos mexicanos apropiándose de todo el boxeo por un día, en una noche fascinante que ojalá produzca una pelea a la altura de las expectativas que ha creado.

Si es así, seguirá palpitante y vivo el boxeo que edificaron Corbett, Johnson, Pep, Louis, Robinson, Chávez, Ali, Leonard,  el mismo que en las grandes noches del ring vuelve a proclamar la pasión que genera con un grito ensordecedor y eterno.