Tras no coronarse el Feyernoord, disturbios en Rotterdam

Mexico, 2017-05-07 13:44:18 | EFE

Foto: Twitter Feyernoord

Centenares de aficionados del Feyenoord provocaron disturbios en el centro de Rotterdam tras la derrota de su equipo, que desperdició la oportunidad de proclamarse campeón de la ‘Eredivisie’ este domingo.

Los hinchas lanzaron botellas, bengalas y adoquines contra los policías antidisturbios, que cargaron varias veces e incluso utilizaron cañones de agua para dispersar a los alborotadores.

El Feyenoord jugó hoy a domicilio contra el Excelsior, un equipo que ocupa los puestos bajos de la tabla, y los aficionados del equipo de Rotterdam esperaban que una victoria les sirviera para ganar el título hoy, 18 años después de su última ‘Eredivisie’ (1998-99).

Miles de personas se habían congregado horas antes del partido en una de las avenidas principales de la ciudad, donde se habían colocado pantallas gigantes para ver un encuentro que se preveía que sería una fiesta para los aficionados del Feyenoord.

También puedes leer: El Inter sigue sin levantar; la Lazio, imparable

Sin embargo, el resultado final, 3-0 a favor del Excelsior, y la victoria del Ajax por 4-0 ante el Go Ahead Eagles, deja abierto el campeonato a una jornada del final, lo que llevó a algunos aficionados del Feyenoord a descargar su frustración contra los efectivos policiales.

Mientras que la mayoría de los seguidores del equipo de Rotterdam volvía a casa, unos pocos centenares, muchos bajo los efectos del alcohol, empezaron a lanzar botellas de plástico, de vidrio y bengalas contra los antidisturbios, que en un primer momento no intervinieron y se limitaron a evitar los golpes con sus escudos.

Minutos después, efectivos de la policía montada a caballo cargaron un mínimo de tres veces contra los hinchas.

Algunas personas, ajenas a los disturbios, se refugiaron en tiendas del centro, que se vieron obligadas a cerrar desbordadas por la situación.

Las cargas llevaron a los alborotadores a concentrarse en varios puntos de la ciudad, desde los que practicaron una especie de juego del gato y del ratón con los antidisturbios, que a menudo cargaban contra ellos y después se replegaban.

Los momentos de mayor tensión se vivieron en dos puntos de la ciudad. En Coolsingel, una de las avenidas principales, se produjeron al menos 30 detenciones, informa el periódico AD.

También puedes leer: “Chucky” Lozano le abre las puerta a Europa

Uno de los arrestados fue un aficionado que estaba dando patadas a los furgones policiales que pasaban a toda velocidad a su lado.

Cuando fue detenido, otros arrojaron botellas de vidrio contra los agentes para intentar que retrocedieran, pero la mayoría de ellas se estamparon contra los vehículos blindados que protegían a los antidisturbios.

A unas decenas de metros, en una de las principales plazas de la ciudad, se concentraron otros 150 aficionados que amagaron con lanzarse en masa contra los agentes que custodiaban una calle cerrada al público, mientras otros lanzaron más bengalas y botellas de vidrio a los policías.

Unos diez aficionados aprovecharon la caótica situación para arrancar adoquines del pavimento de la plaza, que utilizaron como armas arrojadizas, y agarraron unas vallas de metal de una obra pública para utilizarlas como escudos.

Esa situación llevó a las autoridades a intervenir con decenas de furgones policiales y un cañón de agua que desalojó de la plaza tanto los alborotadores como a las personas que estaban allí en ese momento ajenas a los incidentes.

También puedes leer:Quedan definidos los ocho invitados a la Liguilla

Tras dos horas de disturbios una calma relativa ha vuelto a la ciudad, que probablemente vivirá más momentos de tensión la semana que viene.

El próximo domingo se disputará la última la jornada de la Eredivisie. El Feyenoord jugará en casa contra el Heracles y si gana se hará con el título, pero si empata o pierde y el Ajax, que está a un punto, vence al Willem II, será éste el que se lleve el campeonato.