Los Tigres, impecables e implacables

Mexico, 2017-05-11 09:23:42 | Fernando Schwartz

Foto: Jesús Téllez

 

Con un Tigres que viene cerrando como caballo fino en la defensa de su título, el Clásico norteño parece totalmente definido en los Cuartos de Final, porque si bien el gol postrero del Monterrey le dio vida, el golazo de Dueñas terminó por inclinar la balanza a un equipo del “Tuca” que fue superior en la cancha, demostrando el gran momento por que atraviesa, con un plantel completo para dar y prestar, cuya verticalidad y velocidad mató a unos Rayados de Monterrey que tras el error de Hugo González en el primer gol, les costó trabajo levantarse.

El hombre clave de Tigres, fue el oaxaqueño Javier Aquino quien hizo y deshizo como quiso en todos los sectores del ataque. Con habilidad, inteligencia y futbol siempre habilitó con sapiencia a su gente del frente para ser la llave de llegada al marco contrario. A la par de Javier, destacada la actuación de Jesús Dueñas que con esa plurifuncionalidad que tiene se plantó de cara al gol consiguiendo un par, al igual que el francés Gignac que ya llegó a 55 goles con la camiseta de los Tigres, cerca de la marca de todos los tiempos de Barbadillo.

Foto: Jesús Téllez

Tigres fue inteligente, Rayados comenzó con mucho ímpetu. Buscando llegada con la velocidad de Yimmi Chará, la habilidad de desprenderse de Carlos Sánchez, pero esto no espanto al equipo del “Tuca” quien paulatinamente se hizo de la pelota y cuando Gignac consiguió el primero después todo fue hilar y coser. Pizarro sigue siendo el hombre fundamental de este esquema con gran recuperación y salida siempre con sentido. A pesar de que le mandaron marca personal para evitar esto, pues no lo pudieron hacer con la inteligencia que tiene para juagar. Iván Piris nunca pudo frenar a Aquino y todo lo que este hizo, más que Ismael Sosa, quien no brilló. Por el otro lado todo se inclinó por la izquierda, donde Zelayarrán quien también jugó un papel importante.

También puedes leer: Con cuatro zarpazos, Tigres deja a Rayados herido de muerte

Monterrey en defensa fue un desastre. José María Basanta lució desesperado ubicando a su gente, con la facilidad que Tigres recuperó un balón y lanzó sus misiles al frente. Gignac ha vuelto a prenderse en el momento importante de la campaña. El francés luce entero y asertivo frente al marco y es que teniendo tanto surtidor de balón, esto se convierte en un festín al frente, donde además es de destacar la buena labor del “Chaka” Rodríguez que se adueño de la derecha y que cuando se agotó fue sustituido por un Advíncula que sentó bien en el conjunto de Ricardo Ferretti. Rayados alcanzó la baja de su rendimiento en el tiempo incorrecto, ya que las carencias que mostró en la recta final del campeonato le están pasando factura en Liguilla.

De destacar el arbitraje de César Ramos Palazuelos. Estuvo justo en las marcaciones, atento en tarjetas y dando fluidez a un duelo complicado, que terminó con la expulsión de Aldo de Nigris con pocos minutos en la cancha y en el calor de la batalla tensa con un marcador que Rayados revivió, pero que Dueñas mató y una vez más al final. Los partidos hay que jugarlos, pero la voltereta se ve realmente complicada sobre todo por la solidez que mostró Tigres en cada una de sus líneas. Hizo un partido redondo y parece enfilado al bicampeonato. Le costó colarse, pero la Liguilla siempre tiene eso y como séptimo llega en gran momento.  El campeón defensor y con ese colmillo del “Tuca” en la banca.

También puedes leer: Dueñas no se confía, la eliminatoria está abierta