En un partido sin brillo, México derrotó 1-0 a Panamá

Mexico, 2014-10-12 18:37:32 | Miguel Ángel Mujica

POR MIGUEL ÁNGEL MÚJICA
ENVIADOS ESPECIALES

QUERÉTARO.- Vaya que fue caliente el México-Panamá. El futbol se queda de lado, la lucha del más fuerte se impregna en el terreno de juego y parece que no habrá ganador.

Una pelea con cachetadas, codazos, cabezazos y uno que otro recuerdito del que los jugadores se acordarán hoy, es el que se desarrolla en La Corregidora, el empate ya se canta, aunque el criticado Érick Torres aparece en el área para cazar el rebote y llevarse la decisión dividida para el Tricolor y así sentenciar el 1-0 final.

México no mejora, pero como lo dijo el mismo “Piojo” previo al encuentro, se acostumbra a ganar y pese a lo rocoso que es el encuentro, sale con la mano arriba ante un rival que cada día es más complicado vencer.

EL JUEGO
¡Vaya calor en La Corregidora! No importa, México mueve y el encuentro comienza.

El parado ya conocido del “Piojo” Herrera se coloca en el césped queretano; anticipado, Talavera parte en el arco; la clásica linea de cinco al fondo, Pizarro, Herrera Equihua, Ayala, Venegas y Layún la integran; Güémez flota como el escudo, Fabián y Herrera arman para que Hernández y Orozco definan. Cuadro competitivo, pero que mostró poco entendimiento en el inicio, un pase retrasado hizo que la zaga se confundiera, Blas se aviva pero manda su disparo a los guantes de Tala.

A Panamá poco le importa la entrada o si tiene enfrente al “Gigante de la Concacaf”, comienzan a hacer su juego, es Cooper y Godoy los que presionan la saludad, el resultado, una vez más es esférico en los pies de Blas, quien filtra, aunque Buitrago queda corto y Talavera vuelve a recoger.

Dos anuncios y el Tricolor no aparece, es Hernández el que se bota, busca y gracias a un pase largo de Herrera en el que McFarlane sale exageradamente, el “Chicharito” le quita el balón, pero al momento de mandarla guardar es Henríquez el que la saca. ¡Se salvó Panamá!

La pausa llega al terreno de juego, broncas por aquí y por allá alertan un desgarrador empate para la gente, que al escuchar el silbatazo de Joel Aguilar que sentencia el primer tiempo abuchea con todas sus fuerzas.

El regreso para el complemento es ilusionante, la joya del Atlas, Ponchito González, va a la cancha para ponerle verticalidad al ataque, pero la tónica es distinta.

Golpes, empujones y manotazos se apoderan de la cancha, Venegas se trenza con Blas, Güémez sale al rescate pero se encuentra con Torres, una verdadera fiesta de golpes que termina con amonestación para el delantero canalero.

La gente empieza a pedir a Peralta; “Piojo” Herrera complace y parece que ahora si vienen los goles. La primera que tiene el “Cepillo”, en un contragolpe, se encuentra con una artera entrada del capitán panameño, el juego no mejora y los reclamos regresan, ahora hasta en las bancas se tunden, la mano derecha de Herrera, Santiago Baños se va repartiendo “jarabe mandibular”.

LLEGÓ
El Tricolor se cansa de intentar, parece que el gol no llegará. El tiempo expira, Paúl prueba y McFarlen escupe el balón, el público comienza a levantarse, Peralta está en el área, pero el héroe será otro, es Torres el que caza el rebote, la prende de bolea y la manda guardar. ¡Gol de México!

El baile del robot enamora a La Corregidora, que después de fumarse una pelea de lucha libre, sale contenta, pues el Tri se lleva la victoria.