América

Moi olvida a Cruz Azul y se concentra en Monterrey y Chivas

Mexico, 2014-10-14 11:08:30 | Manuel Gómez

FOTO: ALBERTO MONTALVO

EL América recibirá este sábado 18 al Monterrey, en la reanudación del torneo de Apertura 2014 de la Liga MX, y al respecto, Moisés Muñoz declaró: “Después de la fecha FIFA, este fin de semana jugaremos contra el Monterrey, y se nos presentará una buena oportunidad para reencontrarnos con el triunfo, y qué mejor que hacerlo contra un gran equipo como lo es el Monterrey, que ha sido muy regular en el torneo, y sobre todo, si estamos en casa, que es donde debemos aprovechar para ganarlos”.

El portero del América sostuvo que el receso de la fecha FIFA les ayudó para trabajar y corregir detalles de lo que dejaron de hacer contra el Cruz Azul.
“Jugamos un partido amistoso contra Santos, que lo disputamos con mucha seriedad, y pudimos sacarle provecho al mismo juego”, añadió.
Muñoz retomó el tema del tropiezo ante Cruz Azul.

“La derrota frente al Cruz Azul, definitivamente nos caló, sin embargo, ahora tenemos la oportunidad de revertir esa situación, ante un equipo importante y en casa, preparando dos fechas después lo que será el último clásico, que será contra las Chivas, que si debemos ganar a como dé lugar”, destacó.

REFLEXIÓN

Al reconocer que la derrota frente al Cruz Azul les caló hondo, Moi Muñoz señala que en esta fecha FIFA también la aprovecharon para “analizar, ser críticos, individual y colectivamente de lo que dejamos de hacer, los que nos faltó en un partido, donde ellos aprovecharon perfectamente bien los contragolpes, situación que sabíamos que serían y no pudimos evitar, y ante ese tipo de cosas debemos tener mucho cuidado, porque si este juego se hubiera presentado en Liguilla, prácticamente nos estaríamos despidiendo”.
Agregó: “Y de todo lo malo podemos sacar cosas favorables, que se pueden evitar para futuras ocasiones y sobre todo, porque esta cerca la recta final del torneo”.

-¿Duele perder un clásico?
“Sí, definitivamente duele. Ante Cruz Azul, sobre todo, porque veníamos jugando muy bien al futbol, estábamos muy bien concentrados, eficaces en todas las zonas, haciendo lo que Mohamed nos pedía, con disciplina, y en ese juego perdimos muchas cosas como la concentración, la solidez defensiva, de la solidez en todo el campo, y a final de cuentas nos afectó en el resultado final. Fue un golpe para despertar, para darnos cuenta que todos los partidos se deben jugar con intensidad y sobre todo los clásicos, independientemente de que como este el rival son punto y aparte”.