¡A sangre y fuego! Joselito se impone en Madrid

Mexico, 2017-05-28 01:20:04 | Miguel Angel García

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

No hay de dos: triunfo o cornada.

Lo tiene claro Joselito Adame, quien en su regreso a Las Ventas, de Madrid, se impuso al cortar una oreja de gran peso luego de torear el sexto toro de la tarde, que correspondía a José Espada, confirmante que fue herido al pasaportar a su primer ejemplar.

En los tres toros que lidió el aguascalentense dejó huella profunda pese a que no contó en lo absoluto con ganado a modo para poder demostrar la dimensión de su toreo.

Adame corrió la mano con largueza hasta donde se lo permitieron sus tres socios, pero fue ante el sexto donde el mexicano protagonizó momentos de mucho riesgo.

La tarde estaba caída significativamente por la ausencia de ganado propicio para el triunfo de los tres matadores, el cierra plaza no auguraba nada espectacular, no obstante, ahí estaba Joselito, dispuesto a ir por todo y contra todo pronóstico.

Extrajo pases de mucha valía por ambos lados ante este último astado, sobre todo por pitón izquierdo, para luego escenificar una serie por bernardinas como colofón ante los derrotes del que cargaba 580 kilos en los lomos; la muleta salió volando de las manos de Adame, pero listo el mexicano la tomó en los vuelos.

Y a la hora de cuadrar al toro para sepultar la espada, Joselito aventó la tela roja, yéndose a cuerpo limpio sobre el morrillo del imponente animal.

Los segundos previos a la ejecución avisparon los ojos de todo mundo.

La alerta roja estaba encendida.

Silencio total y advertencia en el callejón, sobre todo para la cuadrilla del matador.

El de oro se jugaba el todo por el todo.

Y vaya estocada que ha dejado el hidrcálido, hasta la empuñadura. El toro hizo por Adame en sus últimos suspiros haciéndolo trastabillar y para cuando Adame estaba caído en la arena esperando la acometida del toro, el animal cayó sobre de él, pero netamente fulminado. El acero cayó como relámpago.

A sangre y a fuego culminó Adame su actuación.

Sin mentiras, a pura verdad. Dando el corazón, la vida.

Con la honradez como bandera y su raza como insignia.

“Soy figura en México y quiero serlo también en España”, dijo el torero previo a recibir la oreja para el canal de televisión.

Ahí está Joselito, una autentica figura del toreo mexicana pésele a quien le pese.