Luto en el boxeo; matan a balazos a Ulises Hueto

Mexico, 2017-06-21 23:07:40 | Redacción ESTO

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO

Una triste noticia circuló en el medio boxístico de esta capital y pronto se esparció a nivel nacional. Ulises Hueto, peso supermedio de 33 años de edad que entrenaba bajo las instrucciones del joven preparador Jorge Barrera, murió la tarde del lunes cuando individuos desconocidos le dispararon en distintas ocasiones a media cuadra del Gym Barrera, en la colonia Juventino Rosas de Iztacalco.

El pugilista era originario de Ecatepec. Sólo tenía dos peleas como profesional, mismas que fueron fragorosas y que perdió por puntos en cuatro rounds contra el invicto sinaloense Mario Cázares. La última fue el 11 de marzo en la Arena Ciudad de México.

“Entrenó ayer con normalidad y se despidió, iba a pelear el 1 de julio”, nos dijo su mentor. “Me disponía a seguir trabajando con el ‘Jaguar’ Gutiérrez, y me fueron a hablar al gimnasio, que habían balaceado a alguien. ‘Al parecer salió de su gimnasio, traía ropa deportiva’, me dijo una señora. Le pregunté si estaba herido y me respondió ‘yo creo que no, porque le dispararon muchas veces’.

“Fui, lo identifiqué, me tomaron declaración, me hicieron las preguntas de rigor, salí a las 11 de la noche de la delegación”.

El cuerpo del que fuera recio peleador era velado en la funeraria Cristo Rey, en Congreso de la Unión 545, de donde hoy a las 10:00 horas saldrá el cortejo para darle sepultura en un panteón ubicado en Santiago y Plutarco, en Iztacalco”.

Al pedirle más detalles del lugar donde Ulises fue asesinado, el manejador señaló: “A media cuadra de nuestro gimnasio, que está en la esquina”.

MUY RESPETUOSO

A pregunta expresa, Barrera Tapia indicó: “Con todos nosotros era muy respetuoso, cuando yo me iba de viaje con otro peleador, ya fuese el ‘Churritos’ Hernández o Martín Tecuapetla, él me hacía el favor de auxiliar a las alumnas y a los muchachos del gimnasio. Los manopleaba, los movía, ‘les daba tiempo’. No le conocíamos enemistades, nunca me habló de que tuviera problemas. Íbamos a cumplir un año el mes que viene, me lo llevó al gimnasio el peso medio Josele Nápoles”.

Según Jorge Barrera, ante la desgracia y los bajos recursos de la familia de Ulises Hueto, se hizo una colecta en la que el “Churros” y todos los pupilos del Gym Barrera participaron.

El malogrado boxeador tenía dos hijas: una de 14 años y una de un año y medio de edad.